Los Obama en Selma

Ayer se conmemoró el 50 aniversario de la marcha de Selma en EEUU. El primer presidente afroamericano estadounidense y toda su familia se desplazaron al lugar y no para representar el fin del racismo con su presencia, más bien para recordar que desgraciadamente aún queda mucho por hacer. Como cabía imaginar, el reportaje gráfico del acto y los protagonistas ya forma parte de la historia.  Read More

erdogan

Erdogan, tragedias y empatía en el vestir

erdogan

La lista de reproches al primer ministro turco es interminable. Y ayer, cuando se presentó en Soma donde se localiza la trágica mina en la que han perecido más de 250 hombres, sumó unos cuantos más de golpe. Porque si sus palabras retrataron a un hombre sin respeto alguno por el sufrimiento ajeno-«accidentes como estos ocurren todos los días en todo el mundo», dijo-, su indumentaria, aunque aparentemente pueda antojarse correcta, no arrojaba ningún atisbo de sensibilidad. Solo hace falta repasar la historia reciente de la política y la moda para percatarse de que ante una catástrofe vale más librarse de la distancia que provoca el  traje y la corbata y armarse con atavíos más cercanos, más humanos.

 

Tras el terremoto y el tsunami de 2011, el gobierno japonés se enfundó el mismo azul celeste que identificaba a los trabajadores de socorro. El mensaje estaba claro: «Somos un funcionario más».

naotokan

En agosto de 2002, los actos previstos de campaña electoral quedaron aparcados cuando el este de Alemania quedó totalmente anegado. Para muchos, las botas de agua y el chubasquero verde que lució el canciller alemán Gerhard Schröder tuvieron mucho que ver con su suerte en los comicios. Hasta que el candidato del SPD no se presentó en la zona devastada sin el tarje de político, en las encuestas aparecía claramente como vencedor el conservador Edmund Stoiber (CDU).

gerhard schroeder 2002 gerhard schroeder 2002

Tal fue la popularidad que alcanzó la hazaña del canciller que pronto muchos decidieron emularla. En 2010, Mariano Rajoy y Javier Arenas se fueron a Jerez para comprobar in situ los daños provocados por las fuertes lluvias. La lección, sin embargo, la aprendió tarde Rajoy: un gesto parecido aunque más perfeccionado quizá hubiera suavizado las feroces y comprensivas críticas que recibió durante la crisis del Prestige.

rajoy

 

En 2005, Mª Teresa Fernández de la Vega no estuvo nada acertada al personarse, de noche, en los incendios de Guadalajara en los que murieron 11 personas con un traje sastre claro y un bolso tipo baguette bajo el brazo.

delavega

 

Otro que se cubrió de gloria fue el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo al fotografiarse apagando fuegos con una manguera de jardín y un look muy poco creíble para dicha tarea: náuticos en los pies y una impecable camisa clara.

feijoo

 

 

Tras los atentados terroristas del 11-S, George Bush se vistió con ropa informal, para visitar la Zona Cero y expresar su agradecimiento y dolor a los bomberos. En 2005 se sirvió de la misma estrategia con el huracán Katrina. pero pese a que el atavío era correcto -una camisa azul arremangada-, la jugada le salió mal: tras saludar a uno de los damnificados, se limpió la mano en la espalda de Bill Clinton…

bush

 

A Michelle Bachelet se le reprochó no haberle dado importancia al aviso de tsunami que se originó tras un fuerte seísmo en Chile, no haber sacado antes a las fuerzas militares a la calle para evitar los saqueos y, por supuesto, el uso de joyas en los looks que vistió esos días.

bachelet

 

Coincidiendo con la cumbre del G-8 que se celebró en italia en 2009, Silvio Berlusconi recorrió junto a Barack Obama la ciudad de L’Aquila, devastada tras el terremoto. Pero mientras el presidente estadounidense se quitó la americana y se arremangó la camisa, Il Cavaliere se paseó con el traje abrochado y las manos colocadas en la espalda, aparentemente indiferente ante la situación. Y es que el traje oscuro con camisa blanca resulta ideal para sugerir dominio y autoridad, se desaconseja cuando el fin es despertar afecto y afinidad.

berlusconi

 

 

 

aznar

Bush pinta a Aznar con bigote pero sin los pies sobre la mesa

Con un seis y un cuatro tengo la cara de tu retrato… El ex presidente del gobierno popular ha visitado la exposición que su colega George Bush ha organizado en Dallas con todas sus pinturas inspiradas en líderes mundiales. El arte del ex presidente estadounidense ya lo juzgarán otros, lo que está claro es que el republicano prefiere recordar a Aznar con bigote y no con el velcro con el que se deja ver desde hace un par de años.

aznarexpobush

Ojo a una de las fotos que sirven para ilustrar la amistad entre el español y el estadounidense: solo George Bush con los pies  sobre la mesa. Y eso que Aznar siempre presume de la instantánea siguiente (los dos con los pies en la mesa). Esa sonrisa bobalicona (complaciente) de Aznar es deprimente.

 

aznar bush