Be water, my president

Una de las cosas que más me preocupan del actual president de la Generalitat -incluso más que esa camisa de motitas/manchas que luce en las fechas impares (fíjense)- es su aparente estado de deshidratación constante. El día de su investidura, el primer gesto que le dedicó a la audiencia (parlamentaria y televisiva) fue el de beber agua. Como acababa de abandonar su escaño, descarté que precisara satisfacer su sed. Puigdemont se refrescó con encantadora parsimonia (recrearse en una acción=chulería=aquí estoy yo=préstenme atención). Aquella muestra que le supuse de carácter al convergente se desvaneció a los pocos minutos: el pobre hombre sufría un ataque de pánico (normal dada la tesitura). Cuando nos alteramos, el cuerpo gasta inútilmente energía y, en consecuencia, sudamos (nos deshidratamos). Nuestro cerebro, con tal de serenarnos, nos manda un mensaje claro: bebe (hidrátate), recupérate, tranquilízate. Be water, my president. Y el sustituo de Mas, aquel día, debió ingerir como unos ocho litros de H2O…

Captura de pantalla 2016-04-19 a las 18.32.51

En su primera entrevista televisada en TV3 como president de la Generalitat, un vaso reposaba y compartía protagonismo en el plano. Normalmente se trata de un elemento más del atrezzo. Porque a un líder político jamás se le recomienda que beba en público (a excepción de actos informales). ¿Es una estupidez? Tal vez, pero a no ser por causa de fuerza mayor (se atraganta… vean la mala leche del titular: «el president se atraganta al hablar de…») o enfermedad (¿quién quiere a un líder débil y enfermo?) se evita. Otra cosa es mojarse los labios si se intuye que la boca se reseca (efecto alpargata) de tanto hablar, pero esto sólo se tolera en conferencias o discursos que duren más de 30 minutos (antes no es necesario porque el cuerpo resiste y se antojará como una señal inequívoca de nerviosismo y debilidad). Para prueba, las críticas que recibió  Marco Rubio (y que aún hoy le persiguen) por alcanzar y beber de una botella de agua durante su réplica a Obama en el discurso sobre el Estado de la Unión (el titular más suave que le dedicaron: «Rubio se ahoga en un vaso de agua»). Pero volvamos a la entrevista en la televisión pública catalana. Como el resto de la escenografía (ese horrible sillón de escay naranja) echaba pa atrás, la que escribe clavó su mirada en aquel adecuado recipiente de vidrio para el agua. A los cinco minutos (5.54 para ser exactos), Carles Puigdemont perdió el contacto visual (sinceridad) con la entrevistadora para girarse y coger el vaso. La pregunta que Mónica Terribas (la entrevistadora) le acababa de formular no parecía complicada: «¿Qué les ha dicho a sus consellers en su primera reunión?». Sin embargo, por alguna razón, al president la cuestión se le antojó complicada (aprieta los labios= no quiero revelarte nada). No obstante, tardó en sorber. Antes estuvo jugueteando durante toda su respuesta con el vaso: aquella escena era más propia de un coqueteo (diplomático o sentimental) en el Dry Martini que de un president en el Palau de la Generalitat. El programa duró una hora y veinte minutos y la acción se repitió en diversas ocasiones… Pero era su primera vez y los nervios podían haberle jugado una mala pasada (me callé y esperé).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si bien, en cada una de sus intervenciones en el parlament, el vaso (la copa, el beber) le sirve de escudo (mitiga su pavor escénico, como lo hace el bolígrafo en los podemitas). Cuanto mayor es el tamaño del objeto de alivio, más visual y más perceptible. Además, lo que entorpece el mensaje no es sólo el elemento -aunque se agradece que sea de cristal (calidad, sostenibilidad) y transparente (que se vea que es agua)-, ni siquiera la acción (tragar); más bien el deje, el posado, el gesto que adopta de tabernero. Y el acabose llegó el pasado martes durante la  rueda de prensa con motivo de sus 100 días  como jefe del gobierno catalán.

Nada más llegar al atril, Puigdemont coloca y ordena sus documentos. Como los fotógrafos siguen retratándolo, intenta combatir su incomodidad con el agua (pregunta para protocolo de la Generalitat: ¿dónde han visto ustedes que en una rueda de prensa institucional de un líder internacional aparezca un vaso (copa, botella…) a la vista?). Aparta el protector del vaso (duda dónde dejarlo; otro gran fallo de los responsables de protocolo), pilla la copa (como quien toma un cubata o una birra) con una mano y la otra la introduce en el bolsillo del pantalón… Se coloca de perfil (le falta la barra), toma un trago (largo y deja la copa vacía), se enjuaga la boca (arghhhhhh) y se humedece los labios (arghhhhhh).La escena ya no es propia del Dry Martini, más bien de cuarentón recién divorciado frustrado que cierra el Sutton (la iluminación psicodélica de la sala también influye en esta percepción). Le añaden una tapita de jamón y unas olivillas, y el Bertín Osborne catalán.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Pero para mi sorpresa, la cosa no acabó ahí… A los 40 minutos, entre risas de los asistentes, el president pide «una mica més d’aigua» y alza la copa para que los de protocolo se den cuenta de que está vacía. En el minuto 51.11, una Mano anónima de mujer (no descarto que fuera la de la familia Addams) se cuela en el plano (dentro de la chapuza protocolaria, hubiera sido más correcto que esa persona apareciera en escena y sirviera agua al president para que este pudiera concentrarse en lo realmente importante: ¡comunicar!) para entregarle a Puigdemont un botellín de agua de plástico con la etiqueta (menos mal que no era de Eden…). El ex alcalde de Girona, sin interrumpir la rueda de prensa, toma el botellín (el envase no podía ser más feo) y se sirve. Como no sabe dónde depositar la botella, la sostiene con una mano y con la otra coge la copa. Pero cae en la cuenta de que no va a poder pasar las hojas de su discurso (momento en que yo ya no sé si reír o llorar… Efectivamente, opto por #hiperventilar). Sigue hablando y gesticulando con las dos manos ocupadas (sin querer, esa escena acaba de convertirse en un homenaje a Tip y Coll). Deja el envase en el sitio que ocupaba la copa y al pronunciar «la lluïta contra la corrupció», bebe (traga) como si no hubiera un mañana (las siglas de CDC pesan mucho en este sentido). Después,  Puigdemont decide posar la copa en su sitio pero la botella no encuentra lugar… Al cabo de un par de minutos más, se cansa de la botellita y necesita desprenderse de ella: logra apoyarla, tumbada, en el facistol. Por fin, Mano se cuela de nuevo en el plano y recoge la botella (el presidente la vacía antes en la copa; nunca se sabe cuándo le permitirán a uno poder hidratarse…).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PD. Bien. Como el miércoles se reunía con el presidente del gobierno español, decidí olvidarme del tema y descolgué este post: total, seguro que pronto surgiría una nueva oportunidad para recuperar el tema. Y efectivamente… Rueda de prensa de Carles Puigdemont desde el centro cultural Blanquerna para valorar su encuentro con Rajoy: atril de metacrilato (muy design pero nada recomendable: se quedan todas las huellas) y en la bandeja inferior, dos botellines de agua de plástico cutres, pero sin etiqueta, junto a una copa de agua… Apago el televisor. Por hoy ya he tenido suficiente ingesta. #hiperventilando

En la rueda de prensa sobre su reunión con Rajoy, otra vez tomó protagonismo el agua. Botellas de plástico con copa de vidrio (a ver, o un material u otro). ¡Todo a la vista! Cuando hablamos de trasnparencia política nos referimos a otra cosa... #CataKitsch

En la rueda de prensa sobre su reunión con Rajoy, otra vez tomó protagonismo el agua. Botellas de plástico con copa de vidrio (a ver, o un material u otro). ¡Todo a la vista! Cuando hablamos de trasnparencia política nos referimos a otra cosa… #CataKitsch

 

 

 

Resultado 27-S

Los resultados del 27-s me han pillado volando. Aprovecho la escala para apuntar unas breves notas.  Ahí van.

Aunque Junts pel Sí recoja distintas sensibilidades estéticas e ideológicas, ayer los tres tenores (Romeva, Mas y Junqueras) determinaron que era noche de americana. Romeva combinó unos chinos con una camisa negra (pecholobo), un blazer gris y unas Converse (pijiprogre). Mas fue fiel a su estilo conservador pero sabiendo la indumentaria informal que iban a adoptar los demás: pantalón marrón, camisa blanca, americana negra y zapato de cordón marrón. Y Junqueras… Pues Junqueras apareció con la camisa de manga corta con la que había ido a votar por la mañana (jamás manga corta bajo una americana, aunque no se vea), la chaqueta gris 20 tallas mayor y los viejos mocasines. Además, mientras Romeva y Mas cruzan las piernas al sentarse (elegancia); el líder de ERC bloquea los pies (cruzar los tobillos), gesto muy propio cuando te sientes excluido o no te atreves a decir la tuya.

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 8.50.02

 

Sí, Mas celebra «la victoria» con Juvé i Camps. Una bebida muy propia. Ahora, ¿beber a morro? Eso no lo haría el president Mas. Es una foto que podríamos clasificar como «pa lo que me queda en el convento…».

arturmas

 

Inés Arrimadas estaba anoche radiante. Lástima que no se sacara la chaqueta fea y dejara ver bien el vestido rojo. Ojo con el canalillo… #pecholobofemenino

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 8.44.44

marylin

Queréis transmitir tristeza por un «resultado decepcionante» pero lo que acabas comunicando es hastío infinito. Aunque exista un fracaso, el líder siempre debe contagiar optimismo y esperanza. El boli en el bolsillo, el sujetador marcándose bajo un satén de poliéster verde, los pantalones desencajados de la cadera… Así, claro que #nosepuede.

 

podemos

Este hombre sí que da pena. Pobrecico. Cabeza y mirada baja, manos intentando consolarse con un trozo de papel y un bolígrafo como el niño aquel que debe entregarle la cartilla de las notas a su padre cuando ha suspendido hasta plástica.

 

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 8.53.20

Batacazo también del PP. Me quedo con esta instantánea en la que Andrea Lévy, vestida de azul, se enfada como una niña chica: morritos y brazos cruzados.

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 9.20.34

 

Que conste que llevo días reprimiéndome un #loveBaños. Pero que sepan que el jueves sacó tiempo y se fue a cortar el pelo y yo morí de amor nuevamente. La camisa de manga corta con la que fue a votar no me convenció (siempre es más elegante la manga larga) pero por la noche celebró su pequeña gran victoria con camisa blanca y manga arremangada. En fin. que los picos cuquis de la CUP gobiernen el mundo. De momento, no los hay más coherentes.

Captura de pantalla 2015-09-28 a las 8.42.10

cospe2

Nuevo bodorrio PP

El pasado viernes se celebró otro bodorrio pepero. En esta ocasión, el que se casaba era el niño de Federico Trillo y al enlace acudió la cúpula del PP.

PD. ¡Muchas gracias a Ana por pasarme la info!

rajoy

Si en traje ya es un drama, en chaqué es una auténtica catástrofe estilística. Viri Fernández se está contagiando cada vez más de la sosería de su marido.

trillo

Ni el padre del novio supo lucir el chaqué. Le sobra medio metro de tela en el pantalón.

azanrbotella

Aunque ni la corbata ni la camisa eran las adecuadas para tal atavío, en comparación con sus colegas, era el que mejor lo lucía. No estaba mal tampoco el estilismo de Botella, pero esa pulsera plateada no encajaba.

gallardon

Desde que este hombre se convirtió en ministro perdió el norte y la elegancia. ¿Dónde está Gallardón? ¿Existió alguna vez o fue solo una ilusión?

cospe

No es que mate el vestido, pero esta mujer es mona. Siempre repito que el marido no le pega nada y el paraguas cutre que porta me da la razón.

anapastor

Ana Pastor gana cuando apuesta por los looks masculinos. Es ceñirse un vestido o una falda y errar seguro.

SPAIN-POLITICS-ROYALS-KING

Estilos para proclamar a Felipe VI y Letizia como reyes

Amigos, ya tenemos nuevo rey. Bueno, y reina. Aunque yo con Sofía ya estaba contenta y no me hubiera hecho falta plan renove. También estrenamos princesa de Asturias  e infanta. Repasamos a continuación los estilismos, gestos, detalles y anécdotas de protocolo más significativos de las jornadas de abdicación y proclamación.

corbatas

La corbata que escogió Juan Carlos ayer, en rosa, era mucho más atrevida que la sosaina azul de Felipe. Al ser más joven, confiaba una en que arriesgara un poco más (dentro de lo clasicorro, claro).

letifelipevarela

Letizia recicló un vestido bicolor, de cuerpo negro y falda entallda blanca con estampado. Obviamente, firmaba Felipe Varela.

CEREMONIA DE ABDICACIÓN DEL REY JUAN CARLOS

Leonor y Letizia iban vestidas de la firma gallega Nanos. La hoy princesa de Asturias, de blanco. La infanta Sofía, de rosa. La infanta Elena me pareció que iba bastante bien para un acto como este, lástima que en esta instantánea parece que vaya anunciar la menstruación de las pequeñas.

nanos

Mientras Leonor emula el peinado de su madre (una trenza ladeada), Sofía parece que es más de diademas. A mi sobrina también le dio una temporada en la que solo quería diademas… Terrible…

infantas

Ayer la reina también recicló un vestido gris perla.

familia

Incluso hoy, Doña Sofía ha apostado por un vestido que ya le habíamos visto en otras ocasiones. Muchas de las asistentes a la ceremonia de proclamación han apostado por el verde. En algunos medios de comunicación he escuchado decir que se trata de un color monárquico pero no ofrecen razón alguna. La explicación es que durante la dictadura franquista, cuando los monárquicos alfonsinos no podían hacer proclamas a favor del rey, lo hacían a través del V-E-R-D-E (Viva el Rey de España). Esperanza Aguirre y Arantxa Quiroga también han escogido tal tonalidad para la indumentaria de hoy. Aunque ahora iremos a Letizia, me parece que la infanta Elena ha estado mucho más acertada que ella. Está bien la apuesta de la nueva reina por la sobriedad, pero de ahí al sosismo siempre anda Varela por medio.

FELIPE VI LLEGA AL CONGRESO PARA SU PROCLAMACIÓN POR LAS CORTES

Ojo, porque está mañana se ha organizado un gran revuelo porque el rey iba a vestir de uniforme. Tertulias serias de todos los medios hablando de política y moda y comentando lo mismo: el nuevo rey debía haber lucido traje de civil en el Congreso. Tengo infinidad de motivos para defender el uniforme de Felipe VI hoy, pero solo recordar que si Juan Carlos I no se hubiera vestido de militar el 23-F habría acabado de otra forma. Otro punto de controversia era la petición protocolar para que Rajoy y los principales representantes del Estado lucieran chaqué. Oía a los comentaristas que era innecesario, en los tiempos que estamos, disfrazarse en el Congreso. Estos no se han enterado que el hemiciclo es frecuentemente un carnaval estilístico, por mucha corbata y traje que se pongan.

SPAIN-POLITICS-ROYALS-KING

Resultado del chaqué en Rajoy, Posadas y García Escudero. «¿Cómo están ustedes?»

 

FELIPE VI LLEGA AL CONGRESO PARA SU PROCLAMACI”N POR LAS CORTES

Letizia ha estrenado un vestido corto en blanco roto y un abrigo del mismo color con detalles de pedrería (rubí, amatista, ámbar y rosa talco con microperlas crema) en el cuello. Cansina la muchacha con Felipe Varela. Yo esperaba, un Caprile, al menos. A mí me gustaba la Letizia de hace 10 años. ¡¡¡A esta me la han cambiado!!! Los zapatos, modelo Leonor, y el clutch de Magrit.

letitrenzapendientes

Detalle de la trenza ladeada de Letizia y de sus pendientes preferidos: las estrellitas que Chanel le regaló cuando nació Leonor.

leonor trenza

La princesa de Asturias como mamá. Nada, le acaban de quitar el mérito de la trenza a la Infanta Elena.

mamaleti

Además del atavío de Letizia, se ha hablado mucho de su faceta como madre. A mi me ha dado la sensación de que estaba muy nerviosa e intentaba disimular su incomodidad controlando a las niñas. A ver, las tiene al lado y son las criaturas más protegidas de toda España. ¡Déjalas respirar!

cariños

Los nuevos reyes se han mostrado hoy mucho más cariñosos que el día de la boda. Se nota que ahora ya mandan;)

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Elena Blesa me advertía de que S3 parecía que iba a recibir la primera Comunión. La vicepresidenta no entiende de proporciones.

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Ana Pastor, como siempre que intenta feminizarse, poco acertada. Aunque si la comparas con Fátima Báñez y su saco rosa…

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Elena Valenciano brilli-brilli. Podían haber aprovechado para apagar las luces de palacio y así ahorrar energía…

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Muy discreta, Ana Botella de color butando y broche floripondio XL. Aznar, el mejor vestido de los expresidentes.

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Y no me había disgustado demasiado Susana Díaz… Hasta que he visto el bolsito de los chinos y el zapato de Aladín para las bodas a juego. ¡Un horror!

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Vale, soy incapaz de comentar a Rita Barberá.

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Rosa Díez, sencillita… Con un Chanel bajo el brazo. No sabe nada, esta. En serio, ¿Toni Cantó no puede parar de hacer de Mr. Bean?Y encima es contagioso el tema, ¡mirad la cara del rey!

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Antes le llamábamos moreno Zaplana. Aunque sospecho que el bronceado socialista de González es más caribeño.

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Que te de la mano Montoro y estés pensando en si te va robar algún anillo. El ministro de hacienda podía haberse recortado las greñas…

suarez-viri

Funeral de Estado por Suárez

Disculpad, ando días queriendo colgar este post pero la agenda me lo impedía… Así que vamos directos al tema en cuestión: el funeral de Estado a Adolfo Suárez. Tan desafortunadas como las palabras de Rouco Varela (¿a quién se le ocurrió la magnífica idea de que este hombre, con cara de malas pulgas, oficiara un homenaje al consenso?), fueron los  modelitos de algunos de nuestros máximos representantes públicos.

suarez-viri

Apreciemos la diferencia entre el traje de Rajoy y el del hijo de Suárez… Elvira Fernánez, con un guante enfundado y el otro no, daba un poco de miedito y me recordó a una secuencia de la Princesa prometida: «Hola, soy Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre, prepárate a morir.»

suarez-zp

Zapatero, ni siquiera para el funeral de Estado, evitó la corbata lisa negra. Aunque la corbata da igual, lo peor es que continúa sin saber hacerse el nudo. Ojo a la cara de incredulidad con la que el ministro de interior mira a Aznar.

suarez-aznar

Nunca he visto sonreír tanto a Aznar como lo ha hecho durante los oficios a Suárez… Ana Botella lució la misma americana con el mismo floripondio -sacaojos- que cuando fue a dar el pésame al hospital.

 

suarez-mato

No hay remedio para el complejo de Peter Pan de Ana Mato . Otra vez, vestido minifaldero y manoletinas… ¡Chupi!

suarez-clegg

El vicepresidente británico Nick Clegg y su esposa, Miriam González. Otro requisito para pasar desapercibida en un funeral, no embutirse.

suarez-espe

También, añadiremos a la lista de «no recomendables» en funerales, faldas o vestidos de plasticuero. Menos cuando una acude a una Catedral con Rouco Varela, Demasiado sado.

suarez-alborch

Precioso el abrigo de la socialista Carmen Alborch, aunque el toque rojo en sus labios tampoco sería lo más indicado para un funeral.

 

suarez-diezcantó

Rosa Díez, también con el rouge, parecía que acompañara a su «hijo», Toni Cantó, al primer día en el nuevo cole inglés.

suarez-delavega

Bien Mª Teresa de la Vega. ¡Lo que le debió costar a esta mujer no ponerse nada de colores!

 

suarez-mas

Divertidísima esta foto… Mas buscando la complicidad de Rajoy, y el ministro de exteriores en medio.