El cumple de la Consti

Como cada seis de diciembre, los políticos españoles sacan sus mejores galas -lean ahí ya la ironía- para celebrar el aniversario de la Constitución (ese papel que firmaron hace más de 30 años, en el que en teoría se habla del derecho  «al trabajo y a una vivienda digna para todos los españoles», al que no se le puede cambiar ni un ápice, a no ser que al PP-POSE les sople el viento). En fin, veamos los modelos más destacados con los que nuestros dirigentes pretenden honrar a la carta magna.

Menudo susto me dio S3…  Creí  que llevaba escayolados ambos brazos y resulta que eran sus largos guantes de ante -es mucho decir- rosa palo a juego con una cartera deforme y vestido azul «me muero de frío por qué utilizarán tejidos de verano para prendas de invierno». 

Aquí pueden ver a nuestro flamante presidente con nudo perfecto y corbata bien colocada. Esas greñas despeinadas en la nuca, pero debidamente sujetas en la parte delantera por la crencha lateral.

 

Mientras el líder de la oposición hablaba (¿a nadie más le da miedo esta carpa cutre?), Soraya Rodríguez se atusaba el pelo -ojo al vestido- y José Bono -bonita corbata pero no pega con la camisa- intentaba controlarse para no quitarle el micro a Rubalcaba.

 

Y aquí el fenómeno de la fiesta (solo entró para declarar y se largó sin tomar nada). Cayo Lara, uno de los políticos más coherentes en indumentaria de este país -esto si que va en serio. Ayer, con y bufanda roja y chaqueta tipo Barbour  (ya podrían aprender las figuras que lo acompañan).

Diputados descorbatados apoyan a Sebastián

Tras la regañina de Bono ayer, Sebastián ha acudido de nuevo al Congreso sin corbata. Otros diputados socialistas han apoyado la causa del ministro de industria prescindiendo de dicha prenda en su uniforme político. Pero esta vez el presidente del parlamento ha preferido guardar silencio y no comentar la indumentaria de sus compañeros.

Al finalizar la sesión de ayer, el ministro de industria quiso dejarlo claro: «Yo creo que cumplo con lo que tengo que cumplir, y voy a seguir diga lo que diga el señor Bono y el emperador del Japón». También Bono reconoció a la prensa que le había enviado un SMS de disculpas a Sebastián por haberle regañado en público nuevamente por no llevar corbata. «Le he mandado un sms diciéndole que si le he molestado, lo siento, porque le doy toda la razón en que haya que controlar las temperaturas, pero el asunto de la corbata es más discutible», declaró Bono.

De todos modos, el presidente ha insistido en que él lleva razón en el tema de las corbatas.

La guerra de la corbata: Bono vs Sebastián

El presidente del Congreso es de la vieja guardia. Aprovechando la pregunta de un diputado vasco al ministro de industria sobre su medida de no llevar corbata en verano para ahorrar energía, Bono ha vuelto a dejar clara la opinión que le merece el nuevo estilismo de Sebastián. Y aunque el responsable de industria ha recordado que el primer ministro japonés también prescinde de la corbata, Bono le ha aclarado que frente al emperador seguro que sí que la lleva.

José Bono ha querido dejar otra vez clara la opinión que le merece el atrevimiento de Sebastián de acudir a la Cámara Baja sin parte del uniforme político. «Como presidente agradezco mucho a los diputados que utilicen corbata» porque así ayudan a «mantener la disciplina» con la vestimenta». Además, Bono ha recordado que los trabajadores del Congreso cumplen escrupulosamente con las normas estilísticas y llevan corbata porque en caso contrario, «serían sancionados».

Y aunque Sebastián ha recurrido al caso del primer ministro japonés para defender su postura, su compañero de partido le ha apuntado que en presencia del Emperador seguro que el político japonés se coloca la corbata. Pero para el ministro de industria, «más allá de a las eléctricas», a nadie le molesta que él vaya sin corbata y, además, ha asegurado que no tiene «nada de civilizado pasar calor».

Por mi parte, si a Sebastián le faltan motivos para convencer a Bono le daré uno más: «Porque para llevar la corbata como ustedes la llevan mejor dejarla en casa».

————————————————————————————————————————————————–

War tie

 

 

 

The Congress President is of the old guard. Taking advantage the question of a Basque deputy yo minister of industry on the extent of not wearing a tie in summer to save energy, Bono has come to clarify the opinion he deserves the new style of Sebastian. And although the industry responsible recalled that the Japanese prime minister also dispenses with the tie, Bono has stated that before the emperor himself sure that the leads.

José Bono wanted to make clear again that he deserves the opinion Sebastian daring to go to the Congress without political part of the uniform. «As president I am very grateful to members using tie» because it helps to «maintain discipline» with the dress. «In addition, Bono recalled that the Congress workers scrupulously comply with the standards of style and wear ties because otherwise «would bepunished.»

And while Sebastian has used the case of the Japanese prime minister to defendhis position, his party colleague has pointed out that in the presence of his Emperor sure that the Japanese political tie is placed. But the minister of industry, «beyondthe power», no one bothers him to go without a tie and has also assured that thereis «no civilized stay cool.»

For my part, if you have reason to Sebastian to convince Bono will give you one more: «For to take the tie as you are best left at home.»


 

La corbata a debate en el Congeso

El PNV aprovechará la próxima sesión plenaria de control al Gobierno en el Congreso para preguntar al ministro de Industria si realmente hay relación entre llevar o no corbata y la eficiencia energética. El presidente de la Cámara, José Bono, que en 2008 obsequió con una corbata a Sebastián por considerar inadecuado que se presentara sin ella en un Pleno, ha asegurado estar expectante ante la respuesta.

Siguiendo costumbres aplicadas en otros países como Japón, el ministro de industria siempre ha apostado por ajustar la temperatura del aire acondicionado para reducir el gasto energético, lo que acompaña con el consejo de liberar a los hombres de la corbata, incluso en actos oficiales.

El pasado miércoles, Sebastián volvió a acudir sin corbata al Pleno del Congreso y, al ser cuestionado por un diputado del PP, insistió en su argumento: «No llevo corbata por la eficiencia energética en nuestro país», soltó. Así las cosas, el diputado del PNV José Ramón Beloki, que es miembro de la mesa del Congreso, le pedirá explicaciones por esa actitud en el pleno del próximo miércoles: «¿Cuál es la relación entre llevar o no llevar corbata y la eficiencia energética?», reza el escrito registrado por el grupo nacionalista vasco.

 

 

«Ropa indecorosa», what do you mean?

Si sus señorías tenían problemas cada mañana para escoger el uniforme político que vestirían en su sesión en el Congreso, el presidente de la Cámara Baja, José Bono, se ha propuesto que la ropa indecorosa no desfile por los pasillos. Pero ahora los porteros tienen un problema, definir qué se entiende por “estilismos indecorosos”. Imitando a sus colegas en las discotecas, nada de zapatillas deportivas ni calcetines blancos. 

Cada vez que el calor aprieta, la indumentaria de los políticos en el Congreso de los Diputados acaba teniendo un espacio entre las páginas de la prensa. Hace un año, el ministro de industria, turismo y comercio, Miguel Ángel Sebastián, fue reprimido por el presidente del Congreso, José Bono, por no llevar corbata. Sebastián justificó entonces  la customización de su uniforme político debido al agobio que supone ajustarse la corbata con 30º de temperatura. Incluso, el ministro animó a todos los empresarios españoles a que en verano permitieran a sus empleados unas políticas indumentarias más relajadas y así no tener que abusar tanto del aire acondicionado y a su vez, de la energía. Bono, en sus trece, no quedo muy convencido con las razones que le ofreció  su colega de partido y optó por obsequiarle con una corbata.

Hoy, según informa El Mundo, conocemos que el Congreso ha dado órdenes a los ujieres de la Cámara Baja de no dejar entrar a nadie con «vestimenta indecorosa», sea quien sea. La orden se ha hecho llegar, de forma verbal (es decir, no escrita para que no se filtre a los medios), a través del portero Mayor del Congreso, lo que lógicamente implica una decisión previa del secretario general que, previsiblemente, debe conocer el presidente de las Cortes, José Bono.

El problema es que varios trabajadores de la Cámara Baja han comentado que su duda está en qué se entiende por «vestimenta indecorosa» y, más allá de la broma, han manifestado su malestar por obligarles a tener que enfrentarse con la forma de vestir de periodistas, familiares de miembros de la Cámara o, incluso, hasta diputados o diputadas. Y es que, ¿qué se entiende por indumentaria indecorosa?

Si echamos mano del diccionario de la RAE, la definición “que carece de decoro, o lo ofende”, no aporta demasiado. Se trata de un adjetivo, como tantos otros, totalmente subjetivo. Porque quizá a Bono le moleste que los diputados se olviden la corbata en casa, pero, a otro, quizá, le preocupa el escote de las diputadas o las bermudas y las chanclas con la que últimamente visten los periodistas. El estilo casual o informal es cada vez más usual, incluso, para los menores de 30 años, es lo ideal y correcto (el vestir de traje es interpretado con desconfianza para el público más joven). Por todo ello, la cruzada que pretende emprender Bono es como mínimo delicada. En todo caso, me presto a redactar, junto a otros colegas, el libro de estilo del uniforme político (y ya que estamos, dictaminar el estilismo de mis colegas periodistas cada vez más descuidado, que no casual).