maria-elena-boschi

El tanga de la ministra italiana

El siempre “caballeroso” Silvio Berlusconi dijo de ella que era “demasiado sexy para ser comunista”. María Elena Boschi, de 33 años, asumió el pasado lunes la cartera de Reformas Constitucionales y Relaciones en el nuevo gobierno de Matteo Renzi. En el momento de la firma, frente al presidente de Italia, Giorgio Napolitono, se tomó una instantánea de la joven en la que se la veía de espaldas con un traje pantalón azul klein y taconoazos charol en color salmón. Pero la imagen que corrió por las redes sociales como la pólvora tenía además un aliciente: a la nueva ministra se le veía el tanga. Horas después, cuando muchos ya habían dado por cierto el incidente, se descubrió que la instantánea había sido trucada (las ganas que tenía el artífice del montaje de verle la ropa interior a tal belleza).

maria-elena-boschi

Quirinale, giuramento governo Renzi

Arrivo dei nuovi Ministri al Quirinale per il giuramento.

Beppe Grillo, neomoda

Me preocupa que periodistas y analistas españoles no paren de repetir el parecido entre el italiano Beppe Grillo y el gallego Xosé Manuel Beiras. Porque a mi modo de ver (quizá tenga que ir al oculista) en poco se asemejan.  Quizá el parecido lo encuentren en su cabello blanco a lo Zeus, a su edad madura,  y a su gran complexión corporal. Más allá de ahí, no encuentro coincidencias. Porque la ropa informal, aunque no sea la propia del político oficial (gracias a Dios), poco tiene que ver: uno va de currante (dejadillo) y el otro de bohemio (desestructurado). Y créanme,  no es lo mismo.  En cuestión de estilo, se nota quién es el cómico y quién el profesor.  Y eso no es bueno ni malo, es “diferente”. Adjetivo que algunos siguen temiendo como al diablo. Hoy, día de elecciones en Italia, los medios se refieren a la “antipolítica” y “antimoda” de Grillo como del apocalipsis. Y digo yo, si el antiguo sistema está acabado y aspiran a representarlo trajes como los de Berlusconi, no será tiempo de cambiar las tendencias: neopolítica, neomoda.

Berlusconi deja ver su calva

Después de infinitos injertos de pelo, evidenciados por los pañuelos pirata con los que se protegía del sol durante sus vacaciones, Silvio Berlusconi (76 años) ha sido cazado por los paparazzi bajando de su avión privado con la frente más que despejada. Además de los trasplantes, el ex primer ministro italiano se cuido muchísimo de maquillar la calva durante sus años de gobierno con una serie de polvos que emulan el pelo (ideales para la coronilla de Rajoy).  Aunque a muchos les sorprenda el cambio de look, la calva le favorece mucho más que el casquete marrón rollo Playmobil que llevaba incrustado en la azotea.

 

Monti acaba con las velinas de Berlusconi

Las velinas de Berlusconi ya son historia. El nuevo primer ministro italiano, SuperMonti, ha considerado que para salir de la crisis casi que prescindía de ellas. En el nuevo gobierno sólo han tenido cabida tres mujeres. Las ministras de interior, justicia y trabajo juraron su cargo con trajes de chaqueta pantalón y collar de perlas.

Anna Maria Cancellieri (67 años),  ministra de interior, ha explicado a la prensa que Monti la llamó por la mañana para comunicarle que a las cinco de esa misma tarde tenía que estar en Roma (ella se encontraba en Parma) para prometer su nuevo cargo. “No me daba tiempo volver a casa para cambiarme. Me metí en un tren, menos mal que llevaba un estilismo elegante porque la noche anterior estuve a teatro”. Más que elegante, el estilismo era de lo más austero. Un traje chaqueta pantalón negro y un collar de tres vueltas de perlas. Muy Angela Merkel. Desconozco si a Paola Severino, responsable de justicia, el nombramiento también le pilló tan in extremis pero, al igual que su compañera, se enfundó un pantalón negro y una americana azul marino con un collar de perlas.  Por su parte, Elsa Fornero, de trabajo, puso una nota de color con una americana blanca. En fin, nada que ver con los modelos de firma y las gafas de sol de las velinas.

————————————————————————————————————————————————-

Monti’s women

 

 

The Berlusconi’s veline are history. The new Italian Prime Minister, SuperMonti, has stated that out of the crisis almost dispensed with them. In the new government only had room for three women. The ministers of interior, justice, and labor were sworn jacket with pants suits and pearl necklace.

Anna Maria Cancellieri (67 years), interior minister, explained to reporters that Monticalled the morning to inform you that at five o’clock that afternoon had to be in Rome (she was in Parma) to pledge their new charge. “It gave me time to go home to change. I got on a train, thankfully wearing a stylish last night because I was in theater”. More than elegant, the styling was the most austere. A suit jacket, blackpants and a necklace of pearls three laps. Very Angela Merkel. I do not know if Paola Severino, head of justice, the appointment also caught him as in extremis but, like its companion, slipped black trousers and a jacket with a blue pearl necklace. For her part, Elsa Fornero, work, put a splash of color with a white American. In short, nothing to do with the models of signature and sunglasses of the veline.