Gestos que cambian patrones

Hubiese querido dar a luz en casa. Así que no todo fue del gusto de Meghan Markle, pero consiguió que, a diferencia de Kate Middleton que está llamada a convertirse en reina, no la obligaran a posar nada más abandonar el hospital con su bebé. La actriz ya había comentado su deseo de disfrutar de las primeras horas de su hijo en el ámbito estrictamente familiar. Por eso, aunque el retoño de los duques de Sussex naciera el lunes de madrugada no fue presentado hasta el miércoles al mediodía. SEGUIR LEYENDO

arrival-meghan-harry-baby-sussex-ROYBBYPIC0519

Amat

Salía de los cines Texas. Era un domingo, media tarde y el sol invitaba a quedarse a disfrutar del resto de la jornada en la calle. En una plaza de Gràcia, casualmente la de la Revolució, me topé con Jordi Cuixart. Él no me vio, y tampoco me hubiera reconocido. E hice lo que suelo hacer si me cruzo en mi camino a algún líder: observar desde la distancia para comprobar cómo actúan cuando creen que nadie los ve… La estampa me atrapó enseguida. Lo acompañaba una preciosa y atractiva mujer morena -me pareció mucho más joven que el presidente de Òmnium- que conducía un carrito de bebé. Charlaban de pie con otra pareja y sonreían. Los envidié porque desgraciadamente no resulta tan usual ver a alguien tan feliz y comprometido. Y confirmé mis sospechas… Jordi Cuixart es un buen hombre. SEGUIR LEYENDO

180406_PATRY2

Be water, my president

Una de las cosas que más me preocupan del actual president de la Generalitat -incluso más que esa camisa de motitas/manchas que luce en las fechas impares (fíjense)- es su aparente estado de deshidratación constante. El día de su investidura, el primer gesto que le dedicó a la audiencia (parlamentaria y televisiva) fue el de beber agua. Como acababa de abandonar su escaño, descarté que precisara satisfacer su sed. Puigdemont se refrescó con encantadora parsimonia (recrearse en una acción=chulería=aquí estoy yo=préstenme atención). Aquella muestra que le supuse de carácter al convergente se desvaneció a los pocos minutos: el pobre hombre sufría un ataque de pánico (normal dada la tesitura). Cuando nos alteramos, el cuerpo gasta inútilmente energía y, en consecuencia, sudamos (nos deshidratamos). Nuestro cerebro, con tal de serenarnos, nos manda un mensaje claro: bebe (hidrátate), recupérate, tranquilízate. Be water, my president. Y el sustituo de Mas, aquel día, debió ingerir como unos ocho litros de H2O…

Captura de pantalla 2016-04-19 a las 18.32.51

En su primera entrevista televisada en TV3 como president de la Generalitat, un vaso reposaba y compartía protagonismo en el plano. Normalmente se trata de un elemento más del atrezzo. Porque a un líder político jamás se le recomienda que beba en público (a excepción de actos informales). ¿Es una estupidez? Tal vez, pero a no ser por causa de fuerza mayor (se atraganta… vean la mala leche del titular: “el president se atraganta al hablar de…”) o enfermedad (¿quién quiere a un líder débil y enfermo?) se evita. Otra cosa es mojarse los labios si se intuye que la boca se reseca (efecto alpargata) de tanto hablar, pero esto sólo se tolera en conferencias o discursos que duren más de 30 minutos (antes no es necesario porque el cuerpo resiste y se antojará como una señal inequívoca de nerviosismo y debilidad). Para prueba, las críticas que recibió  Marco Rubio (y que aún hoy le persiguen) por alcanzar y beber de una botella de agua durante su réplica a Obama en el discurso sobre el Estado de la Unión (el titular más suave que le dedicaron: “Rubio se ahoga en un vaso de agua”). Pero volvamos a la entrevista en la televisión pública catalana. Como el resto de la escenografía (ese horrible sillón de escay naranja) echaba pa atrás, la que escribe clavó su mirada en aquel adecuado recipiente de vidrio para el agua. A los cinco minutos (5.54 para ser exactos), Carles Puigdemont perdió el contacto visual (sinceridad) con la entrevistadora para girarse y coger el vaso. La pregunta que Mónica Terribas (la entrevistadora) le acababa de formular no parecía complicada: “¿Qué les ha dicho a sus consellers en su primera reunión?”. Sin embargo, por alguna razón, al president la cuestión se le antojó complicada (aprieta los labios= no quiero revelarte nada). No obstante, tardó en sorber. Antes estuvo jugueteando durante toda su respuesta con el vaso: aquella escena era más propia de un coqueteo (diplomático o sentimental) en el Dry Martini que de un president en el Palau de la Generalitat. El programa duró una hora y veinte minutos y la acción se repitió en diversas ocasiones… Pero era su primera vez y los nervios podían haberle jugado una mala pasada (me callé y esperé).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si bien, en cada una de sus intervenciones en el parlament, el vaso (la copa, el beber) le sirve de escudo (mitiga su pavor escénico, como lo hace el bolígrafo en los podemitas). Cuanto mayor es el tamaño del objeto de alivio, más visual y más perceptible. Además, lo que entorpece el mensaje no es sólo el elemento -aunque se agradece que sea de cristal (calidad, sostenibilidad) y transparente (que se vea que es agua)-, ni siquiera la acción (tragar); más bien el deje, el posado, el gesto que adopta de tabernero. Y el acabose llegó el pasado martes durante la  rueda de prensa con motivo de sus 100 días  como jefe del gobierno catalán.

Nada más llegar al atril, Puigdemont coloca y ordena sus documentos. Como los fotógrafos siguen retratándolo, intenta combatir su incomodidad con el agua (pregunta para protocolo de la Generalitat: ¿dónde han visto ustedes que en una rueda de prensa institucional de un líder internacional aparezca un vaso (copa, botella…) a la vista?). Aparta el protector del vaso (duda dónde dejarlo; otro gran fallo de los responsables de protocolo), pilla la copa (como quien toma un cubata o una birra) con una mano y la otra la introduce en el bolsillo del pantalón… Se coloca de perfil (le falta la barra), toma un trago (largo y deja la copa vacía), se enjuaga la boca (arghhhhhh) y se humedece los labios (arghhhhhh).La escena ya no es propia del Dry Martini, más bien de cuarentón recién divorciado frustrado que cierra el Sutton (la iluminación psicodélica de la sala también influye en esta percepción). Le añaden una tapita de jamón y unas olivillas, y el Bertín Osborne catalán.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Pero para mi sorpresa, la cosa no acabó ahí… A los 40 minutos, entre risas de los asistentes, el president pide “una mica més d’aigua” y alza la copa para que los de protocolo se den cuenta de que está vacía. En el minuto 51.11, una Mano anónima de mujer (no descarto que fuera la de la familia Addams) se cuela en el plano (dentro de la chapuza protocolaria, hubiera sido más correcto que esa persona apareciera en escena y sirviera agua al president para que este pudiera concentrarse en lo realmente importante: ¡comunicar!) para entregarle a Puigdemont un botellín de agua de plástico con la etiqueta (menos mal que no era de Eden…). El ex alcalde de Girona, sin interrumpir la rueda de prensa, toma el botellín (el envase no podía ser más feo) y se sirve. Como no sabe dónde depositar la botella, la sostiene con una mano y con la otra coge la copa. Pero cae en la cuenta de que no va a poder pasar las hojas de su discurso (momento en que yo ya no sé si reír o llorar… Efectivamente, opto por #hiperventilar). Sigue hablando y gesticulando con las dos manos ocupadas (sin querer, esa escena acaba de convertirse en un homenaje a Tip y Coll). Deja el envase en el sitio que ocupaba la copa y al pronunciar “la lluïta contra la corrupció”, bebe (traga) como si no hubiera un mañana (las siglas de CDC pesan mucho en este sentido). Después,  Puigdemont decide posar la copa en su sitio pero la botella no encuentra lugar… Al cabo de un par de minutos más, se cansa de la botellita y necesita desprenderse de ella: logra apoyarla, tumbada, en el facistol. Por fin, Mano se cuela de nuevo en el plano y recoge la botella (el presidente la vacía antes en la copa; nunca se sabe cuándo le permitirán a uno poder hidratarse…).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PD. Bien. Como el miércoles se reunía con el presidente del gobierno español, decidí olvidarme del tema y descolgué este post: total, seguro que pronto surgiría una nueva oportunidad para recuperar el tema. Y efectivamente… Rueda de prensa de Carles Puigdemont desde el centro cultural Blanquerna para valorar su encuentro con Rajoy: atril de metacrilato (muy design pero nada recomendable: se quedan todas las huellas) y en la bandeja inferior, dos botellines de agua de plástico cutres, pero sin etiqueta, junto a una copa de agua… Apago el televisor. Por hoy ya he tenido suficiente ingesta. #hiperventilando

En la rueda de prensa sobre su reunión con Rajoy, otra vez tomó protagonismo el agua. Botellas de plástico con copa de vidrio (a ver, o un material u otro). ¡Todo a la vista! Cuando hablamos de trasnparencia política nos referimos a otra cosa... #CataKitsch

En la rueda de prensa sobre su reunión con Rajoy, otra vez tomó protagonismo el agua. Botellas de plástico con copa de vidrio (a ver, o un material u otro). ¡Todo a la vista! Cuando hablamos de trasnparencia política nos referimos a otra cosa… #CataKitsch

 

 

 

Iglesias limpia a Errejón

2016-04-11 14.53.56

Humillación pública Los medios de comunicación, inocentes o tímidos, han tildado el gesto de Pablo a Iglesias a Iñígo Errejón en el desayuno de prensa de “paternalista”. Creo que no han valorado del todo la brutalidad de la imagen. Cualquiera que se ponga en el lugar de Errejón comprenderá cuán humillante es que alguien -aunque sea tu querida madre- se disponga a limpiarte nada en público. Menos, lógicamente, cuando has superado los tres años de edad (aunque tu edad física e indumentaria diga lo contrario) y te encuentras en un desayuno (reunión) de trabajo con compañeros, enemigos (puede, y parece, que sean los mismos) y decenas de cámaras fotográficas y de televisión apuntándote. La incomodidad del momento sólo es comparable al que deben sentir los santos varones que soportan que sus novias los sometan a una limpieza de cutis o espalda improvisada (ese deseo irrefrenable de algunas féminas de proceder a una extracción de espinillas con su hombre es la “sofisticación” de un gesto primitivo lleno de amor: desparasitar a los de su manada) en mitad de una playa o piscina repleta de gente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gesto de amor Sí, cuando eras pequeño (o no tan pequeño) y tu madre te limpiaba la nariz o la mejilla porque te habías embadurnado media cara con el puré aquello se antojaba un acto de amor y ternura. Aún así, si os fijáis, los niños apartan la cara (molestos) cuando sus padres o seres queridos se acercan e invaden su espacio vital armados con un pañuelo o una servilleta. A sabiendas de la reacción natural del crío, los progenitores cogen con una mano a su cachorro por la nuca (lo bloquean/lo someten porque “esto es lo que te conviene”) para poder asearlos. Y exactamente esa ha sido la estrategia de Iglesias y la reacción de Errejón. Sin embargo, a Dios gracias, que al secretario general de Podemos no se le ha ocurrido servirse de su salivilla como desincrustante espontáneo a la manchas más rebeldes… #madremía

baby

¿Cómo proceder? He visualizado varias veces el vídeo y no percibo mancha alguna en el rostro de Errejón. Aún no habían probado bocado por lo que no podía haberse manchado de comida. Si se debiera a la marca traicionera del café o el zumo de naranja, la mancha aparecería alrededor de la boca y no en la mejilla o la nariz. Si había mancha (cosa de la que no estoy segura) quizá fuera de pintalabios tras saludar a alguna asistente (porque no quiero pensar que sea lo que algunos aseguráis que es…). Cuando te encuentras en una situación así, debes avisar a tu compañero: se lo comunicas verbalmente “tienes una cosa aquí” y no verbalmente (le indicas en tu rostro -para que en el otro funcione como un espejo- dónde). Nunca, ni que seas su madre o su esposa (si eres su mujer o amante y el gesto es en privado, funciona como gesto de seducción), lo harás por ella porque estás sugiriendo a los demás que aquella persona no es suficientemente madura o está discapacitada para valerse por si sola… #yahívamos

Broma Casualmente, hace poco más de un mes, en una pequeña intervención de Errejón en el programa Late Motiv, Andreu Buenafuente le gastó esa misma “broma” (2.35): quiso secarle la babilla con un pañuelo. Pero hoy, no era el lugar ni el momento para que su colega y secretario general eternizara la parodia del eterno adolescente. Más que nada porque alguien podría entrever cierta maldad y estrategia por parte de Iglesias para desacreditar a su número dos. Después de apartar a Errejón de la mesa de negociación con el PSOE y cesar a su mano derecha, Sergio Pascual; la broma de paternalismo (o humillación) puede que no tenga tanta gracia (para prueba, la mandíbula tensa -agresividad frustrada- de Errejón). 

2016-04-11 14.56.45

Reflexionando…

Me había prometido descansar y desconectar. Pero se me hace difícil viendo estas imágenes… Jornada de reflexión…

1. Un día como hoy, en que los partidos no pueden pedir explícitamente el voto, los candidatos recurren a la imagen y la comunicación no verbal para conquistar a los indecisos. Obviamente, en esa disciplina, seguimos a años luz de los americanos. #loveObama

image

2. “What else?”

(Por cierto, croissant sin chocolate… )

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 17.44.20

3. ¿Hule? No hay más preguntas. #Españaenserio

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 17.41.10

4. Los besos de verdad se dan y se reciben con los ojos cerrados… Y si encima le haces la cobra, #yatal #pseudocuquis

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 18.20.58Captura de pantalla 2015-12-19 a las 17.50.16

5. Y los besos de #teodiotedeseolopeor se dan así

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 17.41.35

 

6. Tan, tan, tan demodé …

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 17.42.31

 

7. No está mal el abrigo, no está mal el fular y no está nada mal invitar a los periodistas a unos churritos ;)

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 17.44.39

 

8. Se ve que no tener cuello es muy útil en fórmula 1 (eso lo aprendimos con Alonso), pero para ondear una bandera gigante es incluso peligroso. Qué se nos ahoga el #convergentlover !

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 17.42.16

 

9. Es curioso que se haya puesto de moda este tipo de confeti blanco que se asemeja tanto a como quedan los papeles tras pasar por una trituradora de documentos…

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 17.41.44