letizia

La reina de Asturias

«Quedan convocados, por primera vez, los Premios Príncipe de Asturias…. ¡Princesa de Asturias!», anunció el rey. Ante el equívoco de Felipe VI, inmediatamente pensé en la regañina que iba a recibir por parte de su querida Letizia. Y esta no se hizo esperar: Risa nerviosa (ahora te diría de todo pero como estamos en público tengo que sonreír), palabras al oído del monarca (no las escuché pero me las imagino toditas), negación con la cabeza («yo en casa no se lo he enseñado así»), ojos de «menuda paciencia tengo yo con este hombre», rechaza mirar a su marido a los ojos («no tengo nada que ver con este inútil que se equivoca»)… Y aunque a muchos les moleste tal comportamiento por parte de la reina, a mí se me antoja de lo mejorcito (más auténtico) de la monarquía: una plebeya dando lecciones a un soberano. ¡Magnífico!

leti

Letizia, esta vez, cubrió sus esqueléticos brazos (menos mal). El vestido lápiz (¿a qué no adivináis de quién era?) no era gran cosa pero fue un detalle que tanto ella como él (la corbata) escogieran el azul como un guiño a los asturianos. Por cierto, aunque ayer no pudimos ver si el monarca se sentaba correctamente y solucionaba su problema con las piernas largas, lo que sí advertí es que no se desabrochó la americana en ningún momento. Entiendo que fue por comodidad; como tenía que levantarse repetidamente durante el acto corría el riesgo que al desabrochar la corbata quedara mal colocada.

s3

Juro que para algunos políticos trabajaría gratis con tal de evitarme estampas como esta. El clutch me mata.

ministros

El ministro de exteriores y de educación apostaron también por corbata azul Asturias (poco favorecedora). La de Margallo parecía que daba las horas. Ana Pastor repitió vestido (se lo vimos en el día de Santiago), convence más cuando va de pantalón. Las damas que acompañan a los ministros se olvidaron el caballo en casa (en serio, hasta las presentadoras de tv aparecen con las piernas abiertas… ¿qué pasa? ¿no tuvieron una abuela que les dijera que eso «era feo, feo»?)

pique

Es ver a esta pareja y olerme a naftalina. Y claro, el modelo de gafas de Josep Piqué no ayudan nada.

reina-leti

Críticas a Letizia por repetir y a la reina por estrenar

«Séptima vez que Letizia luce este vestido rojo de Felipe Varela», se queja la prensa hoy. Porque pese a que la princesa de Asturias cambió los accesorios (cinturón y zapato de pitón de Carolina Herrera) y se cortó la melena para acompañarlo, el modelo sigue siendo el mismo y eso parece que en este país, aún con la crisis, es un pecado. Lo extraño es que el reproche estilístico se extiende también a la reina, pero por el motivo contrario.  Doña Sofía estrenó ayer, con motivo de los Premios Nacionales del Deporte, un vestido camisero de lana azul marino de Óscar de la Renta (con el que coincidió la semana pasa en Nueva York), a la venta en la web del diseñador y que tiene un precio actual de 1.100 euros (frente a los 1.838 euros que costaba). Algunos periodistas, creo que confundiendo el precio en dólares con euros, han puesto el grito en el cielo. En serio, ¿cuánto creen que cuesta cada uno de los trajes que visten el príncipe y el rey?

reina-leti

Como no soy muy fan del print animal, el pitón me parece espantoso. El vestido camisero de la reina no está mal pero el calzado no es apropiado para el diseño.

leticopa

La princesa de Asturias se ha cortado cuatro dedos de melena. Aquí, tentada a hacer un Nadal e hincarle el diente a la copa…

psoe

Elena Valenciano y Susana Díaz se ponen coloradas

Aunque sabía que el kit kat de glamour vivido ayer con los Kennnedy iba a durar un suspiro, confiaba en que la vuelta a la realidad no fuera tan dura… Pero tal y como amenazó Valenciano hace un par de semanas en el congreso de los socialistas, el PSOE se ha vuelto más rojo. En promesas sociales -que ya nos conocemos, que las palabritas se las lleva el viento cuando uno gobierna- no es que se estén exprimiendo el seso pero en teñir su guardarropía de un tono carmesí no pierden oportunidad. Concretamente (ay, dios me acabo de acordar de una mujer de mi pueblo que en un especial del programa de Iker Jiménez sobre el fantasma del Castillo de Cardona no paraba de decir «croquetamente»…jjajjaja), para admirar hoy a la vicesecretaria general  en un acto en Andalucía era imprescindible protegerse antes la vista. Por su parte, la «flamante» presidenta andaluza Susana Díaz conjuntaba su chupa de plasticuero roja -tras el fiasco con Trinidad Jiménez, nadie se había atrevido a tal cosa- con sus característicos pantalones amorfos (¿cómo pueden estar tan mal cortados unos pantalones?). Menos cuando va con jeans, ZP también tiene problemas con los bajos. Si los pantalones caqui delatan la procedencia de Griñán, la chaqueta de ante marrón lo hace sobre Javier Fernández.

psoe

Letizia, Carlota Casiraghi y Carla Bruni

Las princesas y primeras damas siguen cumpliendo con su cometido: hacerse ver. Mientras Carlota Casiraghi posa como modelo para Gucci, Letizia se muestra encantada entre sus excolegas televisivos y Carla Bruni, con sus ropas holgadas y desaliñadas, visita un centro de niños con mayores sensibilidades (odio la palabra que se acostumbra a utilizar en estos casos).

Hacía tiempo que no veía al príncipe tan favorecido. La naturalidad y la risa lo humanizan, por fin.

 

Vestido blanco minifaldero con abrigo negro. Se volverá a criticar que enseñe tanta pierna, aunque creo que la altura del tacón influye mucho en esa visión. Mientras no lo haga en una reunión con la Iglesia, no hay problema. Estamos en el siglo XXI y hay que defender el capital erótico femenino. Ellos lo perdieron hace mucho (que rabien).

 

Esta chica es una preciosidad. De la belleza de su abuela y de su madre no podía salir otra cosa.

 

Carla Bruni sigue apostando por un look algo descuidado. Pero aunque la seda se vista de mona, seda se queda.

 

Ojo al calzado. Impensable en la primera dama hace unos meses. Eso sí, pese a la apariencia, no duden de la calidad de cada una de las piezas que elige.

 

Sigue el misterio. El estilismo desarreglado de Carla Bruni, ¿comodidad postparto y madre lactante a los cuarenta y tantos o estrategia electoral?