Making of investidura Macri y Juliana

Un día, con calma, analizaremos con más detalle tanto al nuevo presidente como a la primera dama argentina. Hoy, sólo repasamos cómo fue la investidura de Mauricio Macri y Juliana Awada.

Make in off Me ha encantado tropezarme con estas instantáneas de la pareja preparándose para la investidura. Creo que ningún president@ antes había compartido este  tipo de detalles tan «íntimos» en un día tan especial. Obviamente, no es casualidad. Todo es marketing, pero creo que, en este caso en concreto, han acertado: han hecho partícipes a todos los argentinos del momento histórico que estaban viviendo de un modo bastante cercano y fresco.

macri

Macri haciéndose el nudo de la corbata frente al espejo (en España, algunos políticos aún no se han enterado que precisan  de un reflejo para ejecutar bien el lazo…). Podríamos pasarnos horas diseccionando los productos de belleza que hay en el baño. Ya os digo que la mayoría de potingues serán de él ;) Veo que el que hace la foto no tiene mucha experiencia… jajajjajaja…

 

peluquería

Aquí, mientras maquillan y peinan a Juliana. No es que el vestido me agrade, pero lo que menos me gustó fueron los zapatos blancos. Ahí debía haber arriesgado un poco más. La niña, en cambio, le dio un toque al look con el calzado masculino plateado (muy a lo Sasha Obama).

 

Captura de pantalla 2015-12-12 a las 10.06.30

Juliana vs. Cristina El blanco (en oposición al negro y la sobriedad masculina que representa el poder oculto) ha significado para las mujeres que han alcanzado el poder un símbolo de pureza y renovación. CFK tomó el bastón de mandos de su marido vestida de blanco y, tras unos años de luto riguroso, el miércoles clausuró su «reinado» de la misma manera. En política no existen las casualidades (y cuando existen, generalmente se las califica de «errores»). Que Julianna Awada escogiera un estilismo que recordara tanto al de Kirchner no se puede atribuir a una simple eventualidad. ¿Motivos? 1) Una mujer no soporta coincidir estilísticamente, aunque sea en días consecutivos, con otra. 2) Julianna tuvo 24 horas para optar por otro estilismo y no lo hizo. 3) Después del feo a su marido, Juliana tenía motivos suficientes para vengarse de CFK. Ponerte un vestido parecido a tu archienemiga, pero luciéndolo con 20 años menos y un físico impresionante, es el equivalente a clavarle el tacón del stiletto en el ojo.

cfk-awada

Blanco, transparencias, bordados, encajes, zapato… Cualquier mujer sabe que ese vestido no responde a la «casualidad». Hasta la coleta tenía su intención (mi cuello no está arrugado como el de CFK).

 

 

Todo al blanco. Además de Juliana, su hija también vistió de blanco para la investidura de su padre. En primavera (en Argentina están ahora en primavera) es un tono muy recurrido. De hecho, la nueva primera dama también lo escogió para la celebración religiosa (un look más recatado pero jovial, con un conjunto de blazer y pantalón) y para la fiesta de gala (un precioso y sencillo vestido de corte recto con una sexy apertura frontal y el mismo clutch que había lucido por la mañana). Todos los looks los adquirió en una boutique multimarca (firmas internacionales) ubicada en Buenos Aires y llamada Ménage à Trois (nombre sugerente, más cuando Macri confesó que su joven y bella esposa es «insaciable»…).

macrifamily

julianacermonia

Supongo que el pantalón era de lino y por eso se dibujan los bolsillos. Sandalias planas para la ceremonia religiosa. Con lo alta que es se lo puede permitir perfectamente.

 

juliana3

Precioso el vestido. De 10. La sencillez siempre gana.

 

 

Pablo Iglesias estrena camisa

Camisa nueva. La desenvuelves. Le quitas los plastiquillos y alfileres de cuello y puños. Apartas el cartón del cuerpo y te la pones tal cual. Sin planchar, sin colgarla en una percha para que oxigene. Ni siquiera te tomas la molestia de sacudirla ni de estirarla con las manos. Llegas a la radio y al finalizar la entrevista cuelgas un par de fotos en twitter. Y entonces, @politicaymoda se da cuenta de lo qué has hecho esta mañana. De que los pliegues de esa camisa aún indican perfectamente cómo estaba doblada antes de que la estrenaras. Lo sé, da rabia.

PD. La talla de la camisa sigue sin ser la que corresponde. Y ese no es el cuello. Seguimos buscando.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

Iglesias se arruga ante Felipe VI

Hay personas que cuando deciden dedicarse a la política o aspiran a un cargo más relevante dentro del poder, consideran que deben regenerar su imagen. Este anhelo a un cambio de look responde al «dime quién quieres ser y vístete para ello». Sin embargo, los cambios no siempre suponen una mejora. Ya sea porque individualmente no poseen las herramientas suficientes para crearse una nueva y adecuada imagen o porque están mal asesorados, el resultado muchas veces es decepcionante y una no puede dejar de pensar que para eso, al político más le valía haberse quedado como estaba. Un ejemplo claro es el del líder de Podemos. Pablo Iglesias ha saludado hoy al rey y le ha podido entregar las cuatro temporadas de su serie favorita, Juego de Tronos. Cuando lo ha hecho, lucía una camisa gris hiperarrugadísima por la espalda (que ya le hemos visto en múltiples ocasiones) conjuntada con un feísimo tejano añil (mala combinación de tonalidades). En 2007, Iglesias ya coincidió con Felipe -por aquel entonces, sólo príncipe- y aunque acudió también vestido de modo informal -fiel a sí mismo y a sus credos-, el atuendo que escogió en aquella ocasión era mucho mejor (más natural, fiel y favorecedor) que el que llevaba esta misma mañana.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

dilma

Empieza la fiebre futbolera en la política internacional

La presidenta de Brasil sigue intentando convencer al mundo de que la seguridad durante el campeonato de fútbol en su país será eficiente. A pocas horas de que de comienzo el Mundial, Dilma Rousseff ha grabado un vídeo ataviada con un blazer del verde de su bandera para tranquilizar los ánimos de los asistentes y de los huelguistas que amenazan con sabotear el evento. Pese a su buena disposición, me da a mí que no será suficiente…

dilma

reypor

El rey, el Benjamin Button de la revista Hola

La obsesión que siempre muestra la revista Hola por rejuvenecer a cualquiera de los protagonistas que aparecen en sus páginas (aunque sean recién nacidos) y el interés de la Casa Real por presentarnos a un monarca, pese a sus achaques y errores, capaz aún de liderarnos ha dado como resultado esta portada. Y créanme que no sé si el magazine le ha hecho al rey un Isabel Preysler (vamos, que han exprimido al máximo los recursos del Photoshop para hacer desaparecer arrugas) o si han utilizado directamente una foto de Juan Carlos de hace veinte años. Esta segunda teoría no es tan descabellada… La ropa que luce el jefe del estado pertenece a otra época distinta (por cierto, el cuello cisne beige recuerda a una escayola y no creo que ese fuera el efecto más conveniente para esta sesión). Sin embargo, lo que no han conseguido es eliminar esa sensación de que la cadera del rey vaya a romperse en cualquier momento (es como una especie de Elvis bailongo colgado en el coche).

PD. Los niveles de pelotismo que puede alcanzar una parte de la sociedad de este país se refleja en el texto con el que la revista acompaña el retrato del rey: «Su presencia es imponente y llena de vitalidad, se le ve renovado y muy recuperado». Sí, sí… ¡por eso se sujeta  sobre el respaldo de la silla!

rey