Qué decían los cuellos de Ruth Bader Ginsburg

El viernes falleció la juez más cuqui del planeta. Feminista y de izquierdas, los cuellos de la juez Ginsburg no eran sólo su seña de identidad sino también una forma de denunciar como el uniforme del poder  (en este caso, judicial) imponía también una renuncia a la feminidad. «Sabes, la toga estándar está hecha para un hombre porque tiene un lugar para mostrar la camisa y la corbata», explicó en 2009 al The Washington Post. Así que consideró que sería apropiado incluir algún accesorio femenino. No iba a ocultar su sexo.

Hoy ese cuello se nos podría antojar inofensivo, pero en su día fue un discurso estético de lo más radical. En 1993, cuando la juez Ginsburg se unió a la corte, las mujeres se veían obligadas a enfundarse un traje de chaqueta con enormes hombreras para emular el cuerpo de un varón. Culturalmente se nos había preparado para que cualquier elemento (también estilístico o emocional) que se asociara a la mujer se dispusiera automáticamente como poco serio.

Y cada cuello tenía su propio mensaje. El de Banana Republic era «el cuello disidente». Se lo ponía para mostrar su desacuerdo ante alguna decisión de la Corte Suprema. Y, por supuesto, lo lució al enterarse de que Donald Trump había ganado las elecciones. Hasta la imagen de su documental, RGB (2018), es uno de sus cuellos. Se trata de una réplica de una chorrera similar que usaba un personaje en una ópera de Verdi a la que había asistido. Cuando se supo de su fetichismo por los collares, y ya convertida en un icono, sus fans empezaron a enviarles cuellos como obsequio y a ella le encantaba lucirlos con orgullo.

Además de los cuellos, le pirraba la moda y no tenía ningún problema en hablar sobre su estilo, las tendencias y abrir su vestidor. En febrero fueron muy comentados sus zapatos de tacón brilli brilli y sus chaquetas nunca fueron aburridas. Personalmente, de su colección de  guantes destaco los de rejilla negros (tengo unos iguales que uso para todas las ceremonias relevantes y que me pondría todos los días) me daban la vida.

Que no perdamos su legado por los derechos de la mujer ni estético. Rest in power!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

German Chancellor Merkel looks up during news conference after CDU party board meeting in Berlin

El quebradero de cabeza de Merkel para escoger hoy chaqueta

German Chancellor Merkel smiles during news conference after CDU party board meeting in BerlinUna sonriente Angela Merkel ha confesado este lunes, un día después de la arrolladora victoria electoral de la CDU, que las inminentes negociaciones para formar una necesaria coalición de Gobierno la pusieron en un aprieto en el momento de tener que elegir su vestuario. Con las especulaciones girando en torno a sus opciones para formar una coalición con partidos que los alemanes tienden a identificar con colores distintos, una relajada Merkel contó a periodistas cómo había tratado de elegir «una indumentaria neutral» para su rueda de prensa: «Esta mañana me puse delante de mi armario y pensé rojo no es bueno, verde brillante tampoco, el azul fue ayer. ¿Qué vas a hacer?». Finalmente, la canciller ha optado por una tres botones azul verdosa.

Mientras que el negro representa a la agrupación conservadora de Merkel, los socialdemócratas (SPD), con los que parece más probable que comparta el poder, se identifican con el rojo, y los Verdes, que podrían ofrecer otra opción de coalición para Merkel, usan ese mismo color.