Ann Romney le dice «no» a Vogue por apoyar a Obama

La aspirante a primera dama republicana ha sacado las uñas. Aunque empezó nerviosa su discurso en la convención republicana que se celebró esta semana, la confianza y fuerza que le otorgó el vestido rojo de Oscar de la Renta (1.900 $) parece haber hecho efecto. Según recoge la prensa estadounidense hoy, la esposa de Mitt Romney se ha negado a aparecer en un reportaje de Vogue ya que la directora de la prestigiosa revista de moda, Anna Wintour, es una demócrata declarada y comprometida. De hecho, hace unas semanas, Wintour recaudó 500.000 dólares para la campaña de Barack Obama en una cena celebrada en casa de la actriz  e icono de moda Sarah Jessica Parker. Aunque la candidata a first lady republicana quiera hacerse la difícil con Vogue, lo tiene francamente difícil. Basta ver el Diablo viste de Prada para comprender que Wintour domina el mundo.

La Pasarela a la Victoria de Anna Wintour para los Obama

Republicanos y demócratas siguen recaudando dinero para la que se cree que será la campaña más cara de la historia. Por eso, ninguna iniciativa está de más. Anna Wintour, la titiritera de la moda y directora de Vogue USA, ha reunido a un nutrido y famoso grupo de 22 diseñadores (entre ellos, Tracy Reese, Narciso Rodríguez, Diane von Furstenberg, Alexander Wang o Jason Wu) para que creen prendas informales (casi todas, deportivas) cuya venta se destinará a financiar la candidatura de Barack Obama.

Pero obviamente, la ideología de las empresas en las que trabajan estos creadores ha supuesto más que un quebradero de cabeza para Wintour. Según reveló el Women’s Wear Daily, en principio la casa LVMH dudó sobre si debería permitir a sus diseñadores participar en esa campaña de apoyo a los Obama. Al fin y al cabo, muchos de los clientes de sus marcas, como Louis Vuitton, Fendi, Givenchy o Bulgari, son republicanos. Finalmente, permitió a su afiliado Marc Jacobs tomar parte en la iniciativa. Donna Karan, cuya marca pertenece también a LVMH, declinó participar, aunque sí lo hizo en Runway to Change en 2008.

Esta plataforma recibe el nombre de Runway to Win (Pasarela a la Victoria) y en su página web se podrán adquirir los productos. El proyecto es la continuación de Runway to Change (Pasarela al cambio) que se realizó en 2008.

 

La reina desaprueba el posado de Kate para Vogue

La reina ha hablado: Isabel II ha desaprobado rotundamente el posible posado de la duquesa de Cambridge en la revista Vogue América. Hace ya meses que  Anna Wintour se ha propuesto convertir a Kate Middleton en reclamo de su publicación pero la monarquía británica no se lo está poniendo nada fácil. La editora de la galmurosa publicación incluso le pidió al fotógrafo Mario Testino que mediara en la negociación. ¿Qué hará ahora la reinona de la moda?

La moda se alía contra Silvio Berlusconi

«Estoy asqueada. No tengo palabras. ¿Cómo puede Italia tolerar a Silvio Berlusconi y su corte de chicas?», se preguntó Anna Wintour, directora de Vogue EEUU, en el desfile de Versace organizado durante la semana de la Moda de Milán. La inspiradora de El diablo viste de Prada descargó esta vez toda su artillería no contra algún diseñador sino contra la política italiana: «Al leer las crónicas sobre vuestro primer ministro, una piensa que no puede ser verdad. No puede ser que los italianos no hagáis nada para echarle. Me gustaría ver a las mujeres en las calles o durante los desfiles protestando contra él. Italia está atravesando por una etapa casi dictatorial. Mientras asistía al desfile de Miuccia Prada me preguntaba cómo es posible tener a dos realidades tan opuestas una frente a la otra. Por un lado, el made in Italy, los diseñadores, las grandes creaciones que os distinguen en todo el planeta. Y por otro, una situación política tan deteriorada».

A las declaraciones de la editora de moda más famosa del mundo se sumó Franca Sozzani, su homóloga en Vogue Italia: «Berlusconi transmite al mundo la impresión de que el país es un enorme puticlub. Siempre que hablo con un extranjero tengo que defender a mi país. No puede ser que se siga exportando una imagen tan negativa de Italia como sucede ahora».

Tampoco Donatella Versace se cortó un pelo: «El clima es pésimo. Hablo en general del país. Italia es un lugar en el que ahora no se puede vivir. Lo que Berlusconi está haciendo a las mujeres no se puede soportar. Hace falta otra manifestación de protesta protagonizada por mujeres. Si se organiza yo estaré allí en primera fila».

 

¿Será Kate Middleton portada de Vogue?

A Anna Wintour (quien inspiró el Diablo viste de Prada) nadie le dice que «no». Pero en los últimos meses parece que alguien se le resiste. La editora del Vogue América se ha propuesto que Kate Middleton pose por primera vez para la portada de una publicación y que ésta sea, obviamente, la suya.  El celo con el que mima la monarquía a sus princesas en apariciones mediáticas está dificultando el deseo de Wintour quien, ya desesperada, ha requerido la ayuda del fotógrafo Mario Testino para convencer de una vez por todas a la duquesa de Cambridge.