Crónica visual de la moción de censura

Por edad, no me había tocado vivir ninguna moción de censura al gobierno español. Y lo celebro. De hecho, suplico que en Catalunya nos independicemos inmediatamente. Entre la pachorra de Mariano Rajoy y el PP y la sobreactuación de Pablo Iglesias y Podemos, se le quitan a una las ganas de seguir analizando la crónica política por un tiempo. SEGUIR LEYENDO

rajoy4

Análisis visual del primer discurso de Trump como presidente electo

Otra vez ganaron las emociones Ante todo, los humanos somos seres emocionales. Y para ganar unas elecciones, empatizar con el electorado, hay que generar algún tipo de emoción (la que sea). Las emociones pueden ser positivas (optimistas y esperanzadoras como las que transmitía Obama en 2008) o negativas (el miedo y el odio de Trump en 2016). Si en estas elecciones se hubiera librado la batalla moral entre «el bien» y «el mal», muchos habrían entendido que generar confianza y respeto siempre es mucho más productivo que propagar decepción e ira. Sin embargo, la frialdad de la candidata Hillary Clinton y la contención de su equipo de campaña -miedo a feminizarla demasiado y recurrir a Michelle para que en la campaña demócrata alguien proyectara un puñetero sentimiento sincero- no sólo ha impedido la disputa, también explica la victoria de Trump. El triunfo del republicano alimenta y pondrá de moda las campañas agresivas y de desprecio que muchos partidos y candidatos vislumbran para hacerse con el poder de un modo fácil y rápido (es mucho más sencillo fingir enfado que alegría).

Lenguaje corporal En su primer mensaje como presidente electo, hemos visto a un Trump más sereno. Durante los primeros minutos parecía que finalmente había tomado conciencia de la responsabilidad que acaba de asumir. Sus gestos eran más abiertos y receptivos: en numerosas ocasiones ha recurrido a los brazos en cruz y mostrar las palmas de las manos (os lo digo de verdad). Pero aunque pretendía dibujar una sonrisa de agradecimiento, la sonrisa era forzada (sólo con la boca, no con los ojos) y triste (si se abusa de la sonrisa de Bull Dog, después es imposible deshacerse de ella). La postura de supuesta concordia le ha durado nada. Enseguida ha empezado a hacer su sempiterno gesto de ok  (Trump modifica el gesto y, por lo tanto, cambia el significado: agita arriba y abajo la mano y, más que un «todo está bien»,  debemos leerlo como «se hará lo que yo diga y eso estará bien»). No creo que el Trump verdadero sea tan exagerado como el de la campaña, pero tampoco estaba interpretando un papel demasiado ajeno a su personalidad. El cuerpo no miente y su lenguaje no verbal negativo, aun cuando sabe que debe controlarlo, acaba apareciendo.

trumpbrazosabiertos

ojo

Escenografía Aparece Trump y detrás de él, en fila, lo sigue su familia y equipo que, obedientes, no dan un paso si el líder supremo no lo hace primero. Ningún vínculo físico con su mujer ni sus hijos (hasta que no los saluda con un beso al final del discurso). Ya instalado en el atril, lo flanquean dos hombres: a su derecha, Pence  y a la izquierda, su hijo pequeño (las corbatas de los tres conformaban la bandera de EEUU). Melania y el resto de mujeres quedaban fuera del primer plano televisivo. Muy diferente a la escenografía de la victoria de Obama en 2008 cuando apareció acompañado (núcleo unido, familia, grupo, en común) por sus dos hijas (él cogía de la mano a Sasha) y de Michelle (con Malia).

escenografia

presidente-obama

Indumentaria Horroroso ver a un presidente de EEUU con la americana desabrochada y la corbata colgando por debajo de la hebilla del cinturón… Y claro, si el padre lo hace que no hará el hijo… Las hijas de Trump iban vestidas de azul (con tejidos inflamables de los chinos), la nuera, de rojo, y Melania, de blanco (lo de conformar la bandera americana les encanta). Sin embargo, la elección estilística de Melania Trump fue la más estudiada para provocar a los demócratas: ¡ la futura primera dama lució un white  jumpsuit de Ralph Lauren (4.000€)! Las seguidoras de Clinton habían acordado vestir un white pant suit, inspirado en el famoso Ralph Lauren de Hillary, si la demócrata ganaba las elecciones como símbolo del feminismo. 

sonrisatrump

 

 

Análisis carteles electorales Galiza 25S

Alberto Núñez Feijoo – PP

Acierto El acierto será si no cuelgan ese cartel en las calles #madremía
Error Resulta un pelín pretencioso (dile pretencioso, dile imperialista) que el careto del candidato (aunque sea el presidente en funciones y probablemente el vencedor de los comicios) represente al territorio de Galicia.
Incongruencia A ver, como recordatorio en su funeral podría servir. Pero entiendo que no es la idea. Que va a ser padre, por el amor de Dios.

feijoo

 

 Xaquín Fernández-PSdeG

Acierto  Aunque jugar con los colores de la bandera es un recurso demasiado manido, aquí tiene excusa porque combina con el azul de sus ojos.
Error La fotografía es impresionante y serviría como portada de la revista Esquire. Ahora bien, después ves a Xaquín Fernández en su día a día y te preguntas si el hombre del cartel es él. No es nada recomendable confundir al elector.
Incongruencia Lo que transmite la mirada (profundidad, dureza) no acaba de encajar con el lema («una respuesta nueva»). Creo que la mirada tiene bastante significado para adjetivarla. Yo hubiera optado por poner sólo «una respuesta». Los ojos ya lo dicen todo.

psg

 

Luis Villares – En Marea

Acierto #unsolobotón, eso siempre es motivo de celebración.

Error No es Xosé Manuel Beiras, el político más elegante de toda Europa. No tiene su gusto ni su estilo, ni parece que se esfuerce para poner remedio.

Incongruencia La postura, sentado de un modo informal, encaja con la imagen del partido. Sin embargo, las manos delatan cierta tensión (búsqueda de consuelo que el posar ante una cámara puede provocar a numerosas personas) y anulan parte de la serenidad lograda con la postura.

enmarea

Ana Pontón – BNG

Acierto Haber escogido una instantánea en la que además de sonreír con los labios, lo hace con los ojos (sinceridad). 

Error No son ni los tejidos ni las tonalidades que más le favorecen. La apagan.

Incongruencia No se distingue bien qué está haciendo con la mano. No sabes si te la está ofreciendo, si agarra ya a alguien o te está golpeando. Quizá con la propaganda electoral audiovisual se entienda mejor, pero el cartel no debería necesitar ningún apoyo para transmitir esa información.

png

Cristina Losada – C’s

Acierto Ahorran en diseño y creatividad. La misma foto de DNI para el candidato vasco y para la candidata gallega.

Error Ya que no se hace ninguna apuesta innovadora en cuestión de escenografía o lenguaje corporal, por lo menos que el estilismo de Losada no se antoje tan parecido al del líder supremo.

Incongruencia «VOTA», información muy útil durante la transición española cuando no había tradición de votar… 

captura-de-pantalla-2016-09-14-a-las-9-29-37

 

 

Análisis visual de los carteles electorales Euskadi 25S

Iñigo Urkullu, EAJ-PNV

Acierto La apuesta valiente por la corbata. Que alguien de derechas (conservador) y que sabe hacerse medianamente bien el nudo comprenda que precisamente él no debe renunciar al accesorio por excelencia de la coquetería masculina. La cercanía con el elector ya se la presta el hecho de que se haya deshecho de la americana.

Error Urkullu aparece en mangas de camisa (un remangado dudoso nada sofisticado y que tampoco produce una sensación de «manos a la obra») durante un mitin. Además, al apoyarse sobre una pierna lo que proyecta el lehendakari es cansancio. Con ese agotamiento, ¿será capaz de continuar cuatro años más?

Incongruencia Cansinos están también los de marketing político con el uso de la palabra «futuro»…  Siguiendo las indicaciones «mirar al futuro», veo al mismo hombre de hace cuatro años que a su vez mira hacia no sé dónde (me habéis cortado la imagen y no se atisba horizonte alguno). ¿Qué futuro?

URKULLU

Arnaldo Otegi, EH BILDU

Acierto Camisa blanca = alma limpia. Mensaje subliminal que a Otegi le conviene transmitir muy, muy, muy mucho. Aunque no le sume votos (a los suyos se les antoja poco menos que Mandela), puede sumarle apoyo social (cercanía).

Error Desde la antigüedad, enseñar las manos es una demostración de que vas desarmado. Por eso, por lo que proyecta, a Otegi no le conviene nada ocultar sus manos en los bolsillos. Un político no puede despreocuparse de los recelos que despierta su apariencia y aunque considere que es una imagen manipulada y/o distorsionada, debe asumirla para poder poner remedio.  

Incongruencia Los colorinches son muy LGTB. Freud vería ahí salidas de armario y necesidad de restablecer orgullos… Cuando se disfraza de «político», la chaqueta le queda grande (defiende muchísimo mejor el look informal).

OTEGUI-ZERO

Pilar Zabala, Podemos

Acierto Ella. Es una mujer de constitución y rasgos muy marcados (dureza, seguridad) pero el color de los ojos y la mirada dulcifica (empatiza) y compensa.

Error Saturación de información textual y corporativa, la imagen no respira. En vez de aprovechar la fuerza de la candidata la entierran bajo una franja excesiva de color morado y cantidad de texto, colocados sin ningún criterio. Agobia.

Incongruencia En Euskadi, en general, la gente viste bien. Zabala es elegante. Exceptuando a Beigas y Alejandra Fernández (En Marea), es de las pocas podemitas que proyectan una imagen de madurez mental. Y en vez de aprovechar el estilo de la candidata para defender un estilismo sofisticado y femenino de izquierdas, van y le plantan una aburrida americana azul marino, unos pendientes de perlas y una cadenita finita que no se ve dónde acaba pero que podría antojarse como una medallita de la virgen. Con este look tan conservador, más que de Podemos, parece la aspirante de cualquier partido de derechas. 

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-28-35

 

Idoia Mendia, PSE-EE

Acierto Por fin se han deshecho del dress code impuesto en las generales por el equipo de campaña socialista para las féminas y Mendia evita vestir de rojo para propagar su ideario.

Error Tras la crisis,  nada acertado presentar a un líder cruzado de brazos (inactivo).

Incongruencia El lema es «Juntos Batera (podemos)«, pero al conjunto de gente que acompaña a la candidata se lo ve disperso, alejado y borroso (fiel retrato de la socialdemocracia europea en general).

pse

Alfonso Alonso -PP

Acierto Mira al frente (sinceridad), al elector. Además, la cara de escolano siempre tiene su público.

Error La derecha tiene una facilidad pasmosa para, primero, criticar y, luego, seguir las tendencias estilísticas que marca la izquierda, sin entender que es mejor diferenciarse. Ahora toca deshacerse de la corbata. Uy, sí, seguro que con ese look tan progre convencen a algún despistado de Bildu o Podemos… 

Incongruencia «La voz que nos une», reza el cartel. ¿Qué voz? Oigan, que esto es un cartel. Que verbalmente aquí no se escucha nada, como mucho se lee. Otra cosa hubiera sido la elección de «La visión que nos une» o  «La mirada que nos une».  

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-36-32

Nicolás de Miguel – C’s

Acierto Como casi todos los candidatos de C’s, parece sacado de un casting. No es que sea algo positivo, pero así se les identifica como partido.

Error Ese cuello de camisa no es para llevar sin corbata. Por eso, pese a llevar acertadamente sólo un botón desabrochado, queda tan abierto.

Incongruencia Es fácil dibujar una sonrisa (falsa) con los labios. Lo difícil es que los ojos sonrían. En este caso, la mirada está triste y choca (anula) con el supuesto optimismo de la boca.

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-33-30