Pactos y cinismo

Las mayorías políticas están en riesgo de extinción. Su desaparición no tendría que suponer un inconveniente. Algunos, quizá inocentemente, creemos que la pluralidad enriquece las democracias. La ciencia de la diplomacia incluye –por no decir obliga– el diálogo, respeto y consenso. Si bien, ya se habrán percatado de que tales deberes parecen haberse fugado para siempre de las agendas de nuestros representantes públicos. Y ahora, en el momento de pactar, es cuando más se echan de menos… SEGUIR LEYENDO 

body-language-business-etiquette-businesspeople-1179804

Un Manuel Valls al estilo Barcelona

Con unos zapatos de ante sobre la más internacional baldosa barcelonesa (todo apunta a que el panot acabará siendo el símbolo de su campaña), Manuel Valls daba a entender en su cuenta de Twitter lo que ya era un secreto a voces. Algunos esperábamos mayor gracia y calidad (savoir faire) en el calzado y la fotografía, pero ahí estaba el paso hacia delante del ex primer ministro francés a optar por la alcaldía de Barcelona. SEGUIR LEYENDO 

image_content_8676991_20180921131517

Colau recupera la chaquetilla gris para verse con Trias

Ada Colau recupera su chaquetilla gris para reunirse con Xavier Trias. Los pantalones de la próxima alcaldesa, no es que no sean ecos, es que son inflamables…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Joan Laporta quiere ser algo… Lo que sea

Joan Laporta quiere ser alcalde de Barcelona. El ex presidente del FC Barcelona no se conforma con los cuatro escaños conseguidos en las pasadas elecciones catalanas al parlament de la Generalitat y tratará de robarle la alcaldía a Jordi Hereu. Entre los caretos (y jetas) de algunos de sus compañeros en Solidaritat Catalana (como Emili Valdero) y sus peculiares estilismos, resulta imposible brindarle apoyo.

Para ser alcalde o algo, quizá le convendría no enseñar tanta carne. Aunque a él le pueda resultar sexy, le resta credibilidad y seriedad. Episodios como el que protagonizó en el aeropuerto (harto de los controles, se bajó los pantalones ) durante su época como presidente del Barça podían tener cierta gracia antes pero ahora, ninguna.

Tampoco estuvo muy acertado cuando escogió una camisa verde ICV para celebrar los resultados de Solidaritat Catalana en las elecciones catalanas del pasado 28-N.

Y bueno, lo de Emili Valdero… Es que la imagen es el espejo del alma. Tras soportar sus soporíferas ruedas de prensa durante sus años como responsable de la pasarela 080 Barcelona Fashion (y sus estupideces como la de querer justificar que un diseñador de Burgos era en Barcelona un internacional como lo podía ser un americano), nunca lo podré ver con buenos ojos. Pero como mi argumento es ultra subjetivo (incluso para mí), cuando el día 28-N descubrió que no había conseguido un cargo de diputado, su cara de frustración no se la puede permitir ningún político que de la talla.