Bono a Carbonero: «No soy coqueto, pero prefiero ir presentable a ser un tipo descuidado»

Desde que se separara de su mujer , el socialista está empeñado en parecer un pipiolo. Así que para posar junto a Sara Carbonero, con motivo de una entrevista para una revista femenina, José Bono ha rejuvenecido su estilismo: chaqueta ajustada de lana gris, camisa blanca, chinos beige y zapatillas deportivas. Incluso, se tomó la molestia de broncear su piel (a no ser que haya sido un retoque de photoshop como el de la desaparición de sus arrugas). Y aunque Bono considere que con adelgazar y el injerto de pelo ya se ha sacado diez años de encima, si sigue apostando por ese corte y es peinado con raya al lado se le seguirá catalogando como político de naftalina.

El alcalde de Getafe promociona un plan de adelgazamiento

Si estos días alguien se preguntó quien era aquel hombre que se dejaba grabar con una mochila a cuestas y una sonda, conejilloo de indias de un plan de adelgazamiento, hoy se sabe que se trataba, nada más y nada menos, del alcalde de Getafe. El popular Juan Soler se ha tomado una semana de vacaciones para ingresar en la clínica Planas de Barcelona después de que en un análisis rutinario se descubriese que corría el riesgo de sufrir un incidente cardiovascular (ictus, un derrame cerebral o un infarto) por sus problemas de sobrepeso.

El alcalde,  de 51 años, presentó tras las pruebas «altos niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico». Por eso, los médicos, para prevenir, le recomendaron someterse a una dieta exprés. La terapia consiste en perder peso alimentándose a través de una sonda nasogástrica que el popular carga en una mochila.

Así, con una mochila y una sonda, apareció Soler este jueves en distintas televisiones de ámbito nacional. El alcalde, que ocupa el cargo desde las elecciones de mayo de 2011, explica en el vídeo en qué consiste el tratamiento, aunque en la información en ningún momento se dice que sea político y tan solo se le identifica como «Juan». Al ser preguntado asegura que espera perder 10 kilos y que ha llegado a esta situación después de comer muchos días fuera de casa, lo que supone «un atentado contra la salud».

Soler participó ayer en la promoción de este método de adelgazamiento publicitado como «pionero en el mundo» e intervino en la rueda de prensa como un cliente más. En un vídeo publicado por El Periódico de Catalunya se ve al alcalde explicando cómo se animó a ingresar en la clínica: «He venido aquí porque teníamos amigos comunes que me habían puesto en contacto con él (Gonzalo Lapique, otro de los pacientes). Por medio de ellos hablé con Gonzalo y me explicó no, no pasas hambre y es muy rápido. Está muy bien y te sientes muy bien». En este vídeo tampoco se especifica que Soler es un cargo público.