¿Qué ves aquí?

Nunca logré ver a la anciana, abatida y con una gran nariz. Por mucho que me la señalen, siempre visualizo a la joven coqueta y elegante. Me refiero a la conocida figura creada por el dibujante W.E. Hill, en 1915, con la que demostraba a la perfección qué es la inversión perceptual. Cuando nuestro cerebro ve una imagen de este tipo, trata de agrupar todos los elementos que aparecen en ella según sus principios de organización y prioridades morales y estéticas. Pero, cuando existen varias interpretaciones ambiguas (digamos que eres votante dels Comuns o de Cs), algunos también tienen la capacidad de saltar de una a otra. Hace unos años, el reto visual y viral, algo diferente, lo protagonizó un vestido: algunos lo veían blanco y dorado (pues claro), otros azul y negro (madre mía, estáis fatal) y después estaban los que aseguraban que podían entrever las dos opciones… SEGUIR LEYENDO

fotonoticia_20180921132431_640

A Ada Colau también le pasó

(…) Así que ayer en Els Matins de Tv3, ante la sospecha de plagio de la tesis doctoral del presidente del gobierno, a Colau se le ocurrió confesar que a ella también le habían ofrecido acabar la carrera “fácilmente” cuando ya estaba en política. Empleo el término “ocurrir” conscientemente. Porque mientras narraba su experiencia (“una alta directiva de una gran multinacional” se dirigió a ella con la propuesta al saber que le faltaban sólo dos asignaturas para acabar la carrera de filosofía), era divertido fijarse en como su movimiento ocular (hacia arriba y a la derecha) desvelaba un caso claro de lo que en PNL (Programación Neurolingüística) se conoce como imágenes construidas visualmente (imaginación al poder, vamos a recrearnos y añadirle fantasía a la historia). SEGUIR LEYENDO Captura de pantalla 2018-09-14 a las 10.25.57

La Setmana Tràgica

“Soldados, apuntad bien. Vosotros no tenéis la culpa. ¡Viva la Escuela Mo…”. Francesc Ferrer i Guàrdia no pudo finalizar su proclama porque las balas, el único argumento de los cobardes, lo acallaron para siempre. Convencido de que la maldad humana no es una cualidad innata sino que deriva de la ignorancia, hasta en el momento de ser fusilado injustamente hizo gala de su refinada inteligencia emocional y perdonó a los borregos de sus verdugos.

Al pedagogo se lo había acusado de ser el instigador intelectual de la revuelta popular en Barcelona que motivó la Setmana Tràgica en julio de 1909. Dos años después, ya muerto y enterrado, las Cortes exigieron la revisión del proceso y el Consejo Supremo lo declaró “inocente”… La rectificación y disculpa de Miguel de Unamuno por haber condenado ideológica y moralmente a Ferrer i Guàrdia vino muchos años después a través de un artículo titulado “Confesión de culpa”, publicado en el diario Día en 1917. “Sí, hace años pequé y pequé gravemente contra la santidad de la justicia. El inquisidor que todos los españoles llevamos dentro me hizo ponerme al lado de un tribunal inquisitorial, de un tribunal que juzgó por motivos secretos -y siempre injustos- y buscó luego sofismas con que cohonestarlo”, escribió el filósofo. SEGUIR LEYENDO

El_procesado_Francisco_Ferrer,_de_Campúa_(cropped)