A Felipe VI se le cae la máscara

El de ayer fue primer homenaje de Estado aconfesional. Quizá por ello, por lo de laico, las formas del duelo fueron más laxas. Si ponemos atención en la familia real, en el funeral convocado por la Conferencia Episcopal la semana anterior, el luto estilístico fue estricto (salvo las mascarillas). Pero en esta ocasión, el rey se deshizo de la protocolar corbata lisa negra y apostó por una oscura con estampado discreto en blanco. La reina y la infanta Sofía se decantaron por vestidos en azul marino y la falda del de la princesa Leonor lucía en gris. SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2020-07-17 a las 14.25.51