Una indignada en Cardona

Llevo varios días seguidos en el pueblo donde me críe. Se llama Cardona y está en el interior, interior de Catalunya. Nunca llegué a encajar del todo pero con este paisaje me pasa como con aquellos familiares que no te caen bien, quizá nunca hablas en positivo de ellos pero jamás tolerarás que nadie, que no seas tú,  se meta con ellos. Y eso es lo que ha pasado esta semana. No se habla de otra cosa, por lo menos en la piscina (mi único contacto en sociedad). Nos han quitado el médico de guardia.

Primero, en los años 90, nos cerraron las minas de sal. Ahí, no había más que explotar, eso es verdad. La gente se fue en masa y el pueblo ya nunca volvió a ser lo que fue. Solsona y Manresa se nos comieron con patatas. Después, nos intentaron colocar un vertedero de basura en la mina. Según mi tío, una de las personas que más conoce esta aldea, «una locura» que podía llegar a contaminar el agua de la provincia de Barcelona. Y aunque el conseller de CiU, tachara al pueblo de Cardona de «bárbaros» o algo más desagradable, nos salimos con la nuestra. Es decir, que cada uno aguante su propia mierda.

Pese a la importancia que llegó a tener la Cruz Roja en este pequeño lugar, con la desaparición de la mili, se acabó la historia. El servicio de ambulancias pasó a ser mínimo. Si alguien sufría un ataque de corazón en Santpedor (sí, el pueblo de Guardiola) o en Súria (sí, el pueblo de la Beth),  en Cardona (sí, el pueblo de Berto y casi el de Valentí Fuster -el cardiólogo no siempre está entre nuestras fronteras y no puede asistirnos-) podías darte por muerto. Y aunque la medicina tradicional a mi no me sirva para nada (mis alergias solo se controlan con medicina alternativa, mucho más lenta y cara pero menos cancerosa. Y eso, lo del cáncer, al final se agradece.), lo que ha hecho CiU con este pueblo me parece una vergüenza.

Hasta las pasadas elecciones municipales, el alcalde (uno de los dos farmacéuticos del pueblo) era convergente. Pero esta vez, ha ganado ERC. El nuevo regente es un niño. Bueno, un niño no. Solo que tiene dos años menos y lo percibo joven. En fin, aunque no comparta para nada el ideario de los republicanos catalanes, debo decir que no comunicarle al nuevo alcalde la medida de recorte que habían aprobado para su centro se salud me parece una falta de respeto gravísima. Lo que está haciendo el gobierno de CiU con la sanidad no tiene perdón de Dios (y ellos, en teoría, son creyentes, ¿no?)

PD. Señor alcalde, ¿podrá solucionar pronto el tema de las duchas de la piscina? ¡Muchas gracias!

 

 

Indignados por cómo vistes

Hoy era el día. O más bien, hoy no era el día. Como diría Jordi Pujol, «això avui no toca». A sabiendas que decenas de indignados catalanes esperaban desde primera hora de la mañana  a los representantes públicos en la puerta del Parlament de Catalunya, a ninguno se le ocurrió que la corbata, la americana e incluso la camisa estaban de más. Ni siquiera el aleteo del helicóptero ha despeinado a Artur Mas; Joan Herrera se ha decidido a ponerse un jean, pero como reza la canción «ya era tarde, mi amor»; la guayabera blanca de Cayo Lara tampoco ha evitado que fuera zarandeado. Y si aún  alguien se pregunta ¿y por qué? Porque no nos representan. Rocio Jurado – Lo Siento Mi Amor

Sinceramente, creí que la escena política española era mucho más inteligente. Pero el movimiento 15-M los ha dejado, una vez más, en evidencia. ¿No hay ningún estratega por ahí? ¿Dónde están los asesores de imagen? ¿Qué fue de la dignidad y del honor? ¿Alguien recuerda aún la vergüenza? Al ver bajar de un helicóptero a Artur Mas, Felip Puig y Núria de Gispert -perfectamente trajeados y sin un mínimo complejo por su acto cobarde- no me he sentido indignada sino amenazada. Amenazada por unos políticos que ni nos representan ni nos llegan a la suela del zapato. Si algo aprendí pronto es que cuando uno asume una responsabilidad en la vida, pase lo que pase, hay que mirar a los ojos. Tal gesto te hará grande. El diputado de ICV, Joan Boada -por Dios, supuestamente un comunista-, no debe pensar lo mismo y ha ocultado su mirada tras unas gafas de sol como lo hace un dictador cualquiera. Su compañero Joan Herrera se ha puesto, por fin, unos tejanos con una camisa blanca y una americana. Pero aunque el atuendo encaje mejor en el siglo XXI, hoy no era el día. Hoy era el día para quedarse en casa y presentar la dimisión. «Dimito porque yo no lo he sabido hacer bien», eso también te haría grande. A Cayo Lara, en Madrid, tampoco le ha servido de nada su guayabera blanca. Mientras era abucheado por la multitud, el líder de IU se paralizó perplejo. «Pero si yo soy de los vuestros», parecía decir. De qué vuestros, ¿de los que comen todos los días y a los que no les falta el trabajo ni les quita el sueño la pensión? Seamos serios, señores. Ustedes no llevan la misma ropa que nosotros. Ustedes hace tiempo que dejaron de ser nosotros.

Pide el president de la Generalitat «comprensión en su uso legítimo de la fuerza». Pido yo comprensión para acabar con esta penosa clase política. Esto no es el final, esto es el principio.

 

—————————————————————————————————————————————————

Angered by how you dress

 

Today was the day. Or rather, today was not the day.  Knowing that dozens of angry Catalan waited from early morning to public representatives in front of the Parlament de Catalunya, none occurred to him that his tie, his jacket and shirt were even more. Not even the flapping of the helicopter has ruffled Artur Mas, Joan Herrera has decided to wear a jean but as the song says, «It was too late, my love,» the white guayabera Cayo Lara has not stopped tossed out. And even if someone asks and why? Because they don’t represent us.

Honestly, I thought the Spanish political scene was much smarter. But the 15-M movement has left once again in evidence. Is not there a strategist out there? Where are the image consultants? What happened to the dignity and honor? Does anyone still remember the shame? Seeing off a helicopter, well dressed and without a minimum complex of cowardice, Artur Mas, Felip Puig, Núria de Gispert not angry but I felt threatened. Threatened by politicians who represent us or not we reach the sole of the shoe. If something I learned early is that if one assumes a responsibility in life, whatever happens, we must look to the eyes. This gesture will make you big. ICV-deputy of God, a communist, pussy-should not think the same and has his eyes hidden behind sunglasses as he does a dictator. His companion Joan Herrera has been finally jeans with a white shirt and a jacket. But even if the dress fits better in the XXI century, today was not the day. Today was the day to stay home and resign. «I resigned because I have not managed to do well», that also make you big. A Cayo Lara in Madrid, also has done nothing his white guayabera. While he was booed by the crowd, the leader of IU was stopped perplexed. «But I am for you», seemed to say. Does yours, does that eat every day and they do not miss work or lose sleep over them maintenance? Let’s face it, gentlemen. You do not wear the same clothes as us. You have long ceased to be us.