El fachaleco

Abrigan mucho, son ligeros y abultan poco. Hasta ahí las ventajas, porque estéticamente los plumíferos no deberían haber descendido jamás de las montañas a la ciudad; y mucho menos como prenda viral entre empleados administrativos que trabajan en cómodos despachos con calefacción. Si ya como chaqueta era un horror-error visual, al recortarle las mangas se convirtió en chaleco y parapeto para públicos tan dispares como pijos y/o cazadores. Es decir, Rodrigo Rato entró en prisión vistiendo uno.  SEGUIR LEYENDO

 

826834-600-338

Brilla!

Al tratar de extraerme de la triste realidad política andaluza, viajé a América para seguir a Alexandria Ocasio-Cortez. La mujer más joven del Congreso de los EEUU (29 años) prometía su cargo hace sólo unos días ataviada con un traje blanco en homenaje a las primeras sufragistas norteamericanas. Su sempiterno carmín rouge, el precioso tono de su tez, la larga melena negra y una amplia sonrisa de orgullo e ilusión provocaban que una no pudiera apartar los ojos (o la cámara) de su brillo personal. SEGUIR LEYENDO

ocdancing

 

Bolsonaro; ¿pero es que no lo veis?

Seguimos soportando la cantinela de que los votantes de Jair Bolsonaro son sólo víctimas indefensas del sistema y de las mentiras del populismo (mejor dicho de la oclocracia, la muchedumbre). Se intenta evitar responsabilizar al ciudadano de su elección, incluso argumentando que el problema se debe a la incapacidad de la izquierda mientras gobernaba el país (algo que influye pero que espero que no logre que la gente se convierta de repente en ultraderechista). El votante de Bolsonaro, como el de Santi Abascal o Marine Le Pen me producen el mismo sarpullido que los participantes y telespectadores de Gran Hermano o First Dates. SEGUIR LEYENDO

190104_PATRY2