billclinton

Bill Clinton con deportivas rosas

Aunque su relación de pareja desde hace ya muchos años debe ser similar a la de los reyes eméritos españoles; entiendo que a Bill Clinton le tocará ahora devolverle el favor a su mujer y ejercer de aspirante a primer «primer caballero» de los EEUU. Así que él, tan aficionado a los sneakers de colores llamativos, ha sido noticia por calzarse unas deportivas rosas. Creo que el significado de su elección está claro: la igualdad de género tiene que empezar a ser una realidad y no sólo una utopía feminista.  Read More

Hillary: la excepción a la teoría de las gafas de sol

Ayer Hillary Clinton hizo oficial su candidatura a la presidencia de los EEUU a través de un mensaje y un vídeo colgado en las redes sociales. Tanto en la fotografía principal de su página web como en otras que ha ido publicando en su cuenta de twitter desde el anuncio, ya podemos observar cierta dulcificación de su imagen, alejándose así de la rigidez que los trajes chaqueta le concedieron en su día para intento optar a la presidencia (con el objeto de romper con la feminidad que la caracterizaba como first lady) y que también la definieron en su etapa como secretaria de estado de EEUU.
Para tratar este nuevo look en la aspirante demócrata, con piezas no tan estructuradas, esperaremos a ver un poco más de su evolución estilística; pero sí que os quería comentar el tema de las gafas de sol. Porque aunque soy bastante rehacía al hecho de que un político utilice lentes oscuras -hay que poder mirar directamente a los ojos de un líder-, cierto es que Hillary Clinton consigue ocultar su mirada sin despertar demasiados recelos. De hecho, hasta ayer, en su foto de perfil de twitter aparecía con ellas. Os cuelgo algunas instantáneas en las que también las lleva (por cierto, multitud de modelos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pelo de Rand Paul

Desde hace unos días, uno de los protagonistas de la crónica política internacional es este hombre: Rand Paul. Y este martes, finalmente, el senador por Kentucky anunció oficialmente su deseo de competir por las presidenciales de 2016. Pero aunque todavía deberá librar una batalla con los demás aspirantes republicanos, algunos adivinan ya que será el rival de Hillary Clinton (de la que se espera que este mismo mes confirme su intención de sustituir a Barack Obama en la Casa Blanca). Mientras la prensa ofrece amplias biografías de Paul, aquí una no puede concentrarse en otra cosa que en su pelo. Un cabello rizado que, según confiesa, se corta él mismo (me lo creo), para el que no necesita más productos que «el agua caliente de la ducha» y que no se cansa de desmentir que «no es una peluca».
PD. Su mujer Kelley también promete buenos ratos pero ya hablaremos de ella más adelante.

paul1