Mensaje no verbal del coronavirus del rey

Misión imposible que alguien escuchara nada de lo que decía Felipe VI. Y no ha sido por culpa de la sonora cacerolada que se le ha dedicado desde los balcones de muchos hogares españoles; la credibilidad del rey y la corona está en sus horas más bajas (again) y sus moralinas, consejos y recomendaciones poco o nada pueden hacer cuando con el comportamiento real se ha contribuido a que esta crisis del coronavirus sea en España doble. 

 

Lenguaje corporal

Coreografiado En comparación con el último mensaje de Navidad, se ve que ha habido un ensayo previo de gestualidad. Pero la falta de naturalidad (dedos pegados con Loctite, pretendiendo ser Merkel y NO), el exceso (ha dibujado un paréntesis con las manos cuando ha verbalizado «paréntesis») y la reiteración de gestos (con un puño apretado ya transmites fuerza, con dos y el ceño fruncido parece otro tipo de esfuerzo…) son siempre enemigos de la comunicación no verbal.

fuerza

Todos, plebeyos Dos gestos que me han llamado poderosamente la atención han sido 1) que marcara una altura cada vez que se refería al virus (¿le tiene tomada la medida? ¿le alcanza por encima del pecho? Sí es así, el tema es alarmante porque la mayoría somos algo o mucho más bajos que Felipe VI, así que el virus ya nos habría sepultado)  y 2) el gesto de todo que ha hecho haciendo círculos con las palmas hacia abajo. En general, «el todo» se representa abriendo las palmas de las manos, separándolas como si sujetaras el mundo (todos iguales). En la fórmula que ha empleado el rey se daba a entender que él estaba por encima. Que sí, que ya sé que la institución funciona así y eso es lo que le habrán enseñado desde pequeño (Su Alteza, Majestad), pero no me acostumbro… #motivospahacerserepublicana

medida medida2 Captura de pantalla 2020-03-18 a las 22.32.32

«Todos los españoles pueden sentirse protegidos» y me pone esa cara… ¡¡¡¡Vamos a morir todos!!!!!!

Captura de pantalla 2020-03-19 a las 0.30.21

Hey Cuando transmite el pésame a los ciudadanos que han perdido a algún familiar en vez de tocarse el corazón (sentimiento), se toca la tripa al más puro estilo Julio Iglesias… Le ha faltado el «hey».

hey

Stop Al principio del mensaje ha hecho una pausa, ha bajado la cabeza y mirado los apuntes del atril. No lo ha vuelto a hacer, y estaba claro que el discurso lo estaba leyendo en el telepronter. Por tanto, se ha querido así incluir una pausa (dramática). Si tienes un buen nivel de oratoria y carisma, los silencios se aguantan mirando a cámara pero está bien que sean conscientes de que no es el caso. Al acabar, ha levantado la mano y enseñado la palma (stop) para representar la batalla y el fin del virus.

Captura de pantalla 2020-03-18 a las 22.29.04

stop

 

Escenografía

Efecto bisagra Estos días vemos como muchos presentadores, tertulianos, expertos o tertulianos intervienen en televisión a través de conexiones por skype desde su confinamiento. Y no todo el mundo tiene un espacio preparado para enseñar al mundo; así que si no tienes un dispositivo con doble cámara que te permita el efecto retrato de fondo borroso, te las ingenias para tapar con tu propia constitución, cabezón, cortinas o enfocando el objetivo al techo y evitar que se vea lo que no deseas. Pero que en Zarzuela no exista otra localización mejor que situar a Felipe VI en el canto de una puerta, con sus bisagras y el pomo sólo puede  responder (bueno, esa es mi esperanza) a que han pretendido domesticar la escena (ni lujos ni faustos, que dé la sensación de que el rey también está confinado en su humilde domicilio particular).

 

Captura de pantalla 2020-03-18 a las 21.00.48

Confinado Ni como en muchos de sus mensajes de Navidad ni como en el del 3O, Felipe VI no ha aparecido en su despacho, lugar de trabajo. Como hemos visto, se buscaba algo más «casolà» (que decimos los catalanes). El atril le daba un halo institucional (como se puede comprobar al comparar la altura de la puerta, el rey estaba subido en un alzador), pero lo suavizaba el fondo. Una puertas que estaban abiertas (apertura, ventilación) pero que topaban con una pared al fondo (espaldas cubiertas) y un hueco en el que encuentra cobijo.

 

Indumentaria

Estandarte El color de la corbata hacía juego con el atril, el color carmesí del estandarte de Felipe VI. Macron salió el pasado lunes con una negra (quizá excesivo, o no… ); pero en este caso primaba representar y proteger a la Corona.