La (buena) educación

El día que murió mi padre una vecina me paró por la escalera y me destacó un detalle sobre él del que siempre me he sentido enormemente orgullosa: “Él siempre era tan educado.” No es que en mi casa tuviéramos muchos recursos, pero las lecciones de respeto y empatía en sociedad nunca faltaron. SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2018-11-23 a las 11.08.18