La (des)unión de Colau y Collboni

Tu amig@, que la noche de fin de año lloraba como un desconsolad@ por lo sol@ que estaba mientras se le consumía la juventud y la copa, te anuncia que se casa. Así, de repente. Sorprendida por la noticia, l@ interrogas a lo Perales. Pero él/ella se hace el/la longui, no te quiere ofrecer más datos. Un «me caso y punto», rollo «lo importante es que no me voy a quedar para vestir santos». El día del enlace te presentas en el ayuntamiento y compruebas que aquella persona no es para tu amig@ y que seguramente, aunque ojalá te equivoques, esa unión no pasa de las siguientes Navidades. Ya en el banquete, cuando te acercas a felicitarl@, su gesto es de amargura (por no decir de asco). «Y ahora aguántal@ toda la Luna de Miel, ¿sabes?», parece decirte. Y tú -una romántica de la vida, del amor y también de la política- te preguntas «¿y pa qué se habrá casado con él/ella?»En fin, ¿no deberían estar más controladas las uniones únicamente motivadas por conveniencia? ¿Ya nadie cree en el amor (ya nadie tiene convicciones)?

A ciegas Aunque exista un vínculo de amistad entre las dos partes, un acuerdo (profesional) se sella públicamente con un apretón de manos (seriedad). Con el intercambio de besos, la mujer suele quedar en desventaja porque el hombre (inconscientemente) tiende a proteger/dominar (Collboni toma a Colau por la muñeca = controla). La alcaldesa cierra los ojos (me entrego a ti a ciegas), mientras que el líder del PSC en Barcelona se muestra divertido (es el que está disfrutando más o prevé sacar más rédito de la situación y/o del pacto).

union

 

Delatador atrezzo. Dos señales en la sala a cual más cachonda: 1) Un extintor para sofocar las llamas (la ingobernabilidad del ayuntamiento) y 2) un potenciador de sonidos (aún así, a la alcaldesa no parece haberle llegado la onda crítica sobre este acuerdo).

SEÑALES

 

Roja En ambas citas (la del anuncio y la de la presentación del acuerdo), Ada Colau apostó por un suéter rojo. ¿Guiño socialista, intento de recordar(se) que sigue siendo roja no como el PSC o exteriorización de la vergüenza que le provoca el pacto? Por su parte, Collboni se quitó la corbata («ves, tú tranquila, podemos ser mega de izquierdas cuando nos los proponemos…»). 

sombras2

 

La sombra del poder. Evitar (y más en este tipo de acuerdos algo sospechosos) que se proyecten sombras…

(El que asoma por la puerta y os vigila inquisitivo, ¿quién es? ¿Vuestra conciencia?)

sombras

 

Presentación muy deficiente. Más allá de 5º de EGB, ¿quién presenta un documento en un dossier de plástico? Te dan ganas de pillar un pilot rojo y empezar a tachar todo. La consistencia del acuerdo es proporcional a la del formato en el que se presenta. #madremía

acuerdo

 

Pero tenía los pies cruzados… Sentarse con los pies cruzados debajo de una mesa equivale a cuando cruzamos los dedos detrás de la espalda o en un bolsillo. El lenguaje corporal de Jaume Asens, tercer teniente de alcalde, se compuso durante toda la rueda de prensa de gestos negativos y críticos (oposición rotunda al pacto con los socialistas).

colaupies

 

Tragarse la pena Si hay que fingir felicidad, es importante conservar el gesto de alegría (se sonríe con los ojos, no con la boca) hasta que ya estés a solas en tu despacho sin ninguna cámara que pueda captar la repulsión que se dibuja en tu rostro.

salida