Las manchas de Alberto Fabra

Supongo que para los directores de campaña de Alberto Fabra, «la naturalidad» pasa por mancharse la camisa y decir «me cago en la leche». Y con esa misma naturalidad, el presidente de Valencia trata de limpiarse con una servilleta (milagro, porque la mancha pasa a ser simplemente agua y no café con leche). Aún así, nos dan a entender que el popular acude a su armario para cambiarse. Pero aunque escoge una percha con una pieza roja, en el siguiente plano vuelve a lucir una camisa azul (podían haberse decantado por otra tonalidad para evidenciar que se ha cambiado de ropa y, por supuesto, haber elegido un modelo que no llevara el cuello interior de color; poco apropiado si se desea transmitir higiene y limpieza…).

Más tarde, con una camisa blanca y una corbata verde, charla con un grupo de personas de modo informal en su despacho. El modo informal debemos percibirlo, supongo, por lo curvada que está su espalda… Y aunque no se recreen con su siguiente atuendo (bañador), pasa a tirarse a la piscina.
Finaliza el vídeo con Fabra comiéndose un sandwich en el sofá… Vale, el pobre hombre no ha entendido nada. Ahora, en vez de ensuciarse la camisa o el pantalón, va a manchar el sofá…