hollande1

El efecto Hollande

En su visita a Inlgaterra, el presidente francés volvió a dar muestras de su efecto embriagador. Y esta vez no me refiero a su encanto con las más bellas mujeres, no. Os hablo del otro efecto Hollande por el que las corbatas de sus interlocutores se contagian de la característica torcedura de su lazo azul marino. Ayer le tocó el turno a David Cameron. Y eso que, a diferencia de otros mandatarios europeos y españoles,  es complicado cazar al primer ministro británico con el accesorio masculino por excelencia mal colocado ya que su secretaria se encarga personalmente de que no ocurra. En fin, el encanto de Hollande es igual de efectivo con las mujeres como con las corbatas de sus homólogos.

hollande2

Es curisoso que en el presidente galo la corbata siempre se tuerza hacia la derecha. En cambio, la de David Cameron tomó la izquierda ;).

hollande1

El nudo del primer ministro británico está bien, simplemente se ha torcido el lazo. Es lo que le ocurre permanentemente a Hollande. Mientras que Cameron prefiere las corbatas en tonos azules y morados corporativos, el galo es fiel a la azul marino.