letizia

Las galas del poder en los Príncipes de Asturias

Además del tercer Felipe Varela de Letizia, los Príncipes de Asturias 2013 nos han dejado muchas más instantáneas. Las repasamos a continuación.

Los príncipes llegaron al teatro Campoamor acompañados de doña Sofía. Estilísticamente, no fue el mejor día de la reina. El príncipe podía pedirle consejo a Carlos de Inglaterra (vamos, con la planta que tiene podría hacerlo mucho mejor). Letizia, con un vestido "en georgette de seda verde Veronés, bordado en cristal jade, esmeralda y black Diamond, todo ello completado con un pochette en charol y zapatos en ante al tono".

Los príncipes llegaron al teatro Campoamor acompañados por doña Sofía. Estilísticamente, no fue el mejor día de la reina. El príncipe debería pedirle consejo a Carlos de Inglaterra (vamos, con la planta que tiene podría hacerlo mucho mejor). Letizia, con un vestido «en georgette de seda verde Veronés, bordado en cristal jade, esmeralda y black Diamond, todo ello completado con un pochette en charol y zapatos en ante al tono». Lo que quieran, pero el recogido, con trenzas laterales, daba la sensación de que llevaba las puntas abiertas. 

paloma

Asistió también la madre de Letizia. Por madre y por asturiana, digo yo.

Ay Dios, menos mal que este hombre duró poco en la presidencia de Asturias. Con lo bien que visten, por lo general, en Oviedo y tener que ver a estos...

Ay Dios, menos mal que este hombre duró poco como presidente de Asturias. Con lo bien que visten, por lo general, en Oviedo y tener que ver a estos (y a los que los rodean, ojo con la de rosa  y cuello de piel que viene detrás)…

rosadiez

Rosa Díez, la líder de UPyD, en su línea. El cuello me parece bonito, lo demás, demasiado monjil. El bolso aún sumaba más cansancio al estilismo.

garmendia

Cristina Garmendia, ministra cuando Zapatero y una de las políticas más elegantes, llegó junto a Charo Izquierdo (directora de la revista Grazia) y Modesto Lomba (este hombre creo que tiene un juicio cada semana porque debe dinero a todo Madrid, yo de él me quedaría en casita).