maletín

Francisco: «Debemos habituarnos a ser normales»

La austeridad de su atavío ya anunció el primer día que iba a ser un buen Papa. Y pasados los días y las semanas, Francisco confirma con cada palabra y gesto sus discrepancias con una la Iglesia elitista «de balcón». Ayer, de regreso al Vaticano tras su éxito en Brasil, un periodista le preguntó acerca del misterioso maletín negro que siempre lo acompaña.  «No había dentro la llave de la bomba atómica. Llevaba el maletín porque siempre lo he hecho. Cuando viajo lo llevo.  Dentro llevo la cuchilla de afeitar, el breviario, la agenda, un libro para leer…», contestó el pontífice con una sonrisa. Además añadió, «debemos habituarnos a ser normales. La normalidad de la vida».  Me encanta este hombre.

francisco