Aire fresco para Rajoy

Queda una hora y media para que llegue la festividad de san José y os confieso que hoy me he pasado desde las seis de la mañana en el hospital en el que hace seis años perdí a mi padre. Esta vez  acompañaba al otro hombre de mi vida, «mi tito», y por suerte todo ha ido bien. Pero claro, me he perdido los «grandes acontecimientos» de la jornada. Así que al llegar a casa, sola y cansada, me pongo a repasar las instantáneas del día y tropiezo con los pelos de Rajoy mientras trataba de defender la candidatura de Madrid para ser la sede de los JJOO de 2020. Dicen los que estaban allí que el viento le ha jugado una mala pasada. Yo creo que el viento le ha traído una bocanada de aire fresco que debería aprovechar porque ese pelo pincho no le sienta tan mal (mañana cuando lo veáis repeinado en la entronización del Papa, comparáis). Además, por fin, Rajoy se ha implicado con un estilismo; aunque sea con el logo feo a modo de pin y la corbata colorada de la candidatura.

Felicidades a todos los José y Pepines (especialmente a mi «tito» para que se recupere pronto).

PD. Muchas gracias a Emmanuel  Toumar por animarme a escribir sobre esto.