Y de tanto decirlo… Michelle se convirtió en oro

¿Sabéis que siempre decimos aquello de que todo lo que toca la primera dama estadounidense se convierte en oro? Pues parece que, al final, se ha cumplido. En las dos últimas apariciones públicas de Michelle Obama, tanto para decorar la Casa Blanca como para asistir esta pasada noche al Kennedy Center Honors, lo ha hecho bañada en metal amarillo. Ambas veces, firmaba Michael Kors.

Espectaculares anoche. Quisiera ver una versión española de esto... jajajajjaja... no nos íbamos a reír nada.

El 28 de noviembre preparando los adornos navideños y acompañada de Bo.

 

Hillary está mejor con los años (le pasa como a los buenos vinos) pero no creo que ese tono y corte de vestido le favoreciera demasiado. Eso sí, me encanta la exclusión de la foto de Clinton...

 

Mi actriz preferida, Meryl Streep, y Hillary Clinton. Mucho más acertada Streep.

2 thoughts on “Y de tanto decirlo… Michelle se convirtió en oro

  1. ¡Uf! Me da síndrome de Stendhal el vestido oro de Michelle, ¡es maravilloso!
    La versión española sería con broche, o brochazo, en la solapa de algún traje demodé, por desgracia.

Comments are closed.