Kate, al natural

Me pregunta un amigo cómo esta chica puede sonreír permanentemente y no resultar artificial. Fácil respuesta: es feliz. Sin ese sentimiento, sería imposible estar en sintonía con todos esos extraños seres a los que se ha unido políticamente. Al advertir que tengo respuesta, me hace referencia a los pantalones ultra slim de Kate: «No es muy real ir marcándolo todo…» ¡Tampoco lo es ser encantadora y miradla! Estos son los últimos estilismos de la bella Kate en las olimpiadas.

Para el ciclismo, optó por un polo blanco de Adidas para GB y el pelo recogido en una coleta. Vientre plano, ¿eh?

 

O los ajustadísimos y elásticos jeans de Zara dan mucho de sí, o aquí parecen unos baggy pants. Las cuñas son muy cómodas pero para saltar gradas se necesita ayuda caballerosa. Eso sí, ni con esas pierda esta chica la gracia. Sin duda, no hay nada mejor que la naturalidad.

 

Para el tenis, llevó el vestido azul eléctrico de Stella McCartney de la semana pasada y lo combinó con su blazer Smythe (creo que será la prenda que más veces ha repetido durante estos JJOO).