Cristina Kirchner se oculta tras sus gafas de sol

Quizás pegó una cabezada en el viaje y prefirió ocultar su mirada cansada. O quizás, la presidenta argentina, a su llegada de noche a Cartagena de Indias, desafió con sus gafas de sol negras las presiones para que desista de su pretensión de nacionalizar a la española Repsol YPF. Sea como sea, insisto en que ocultar los ojos no es un buen remedio. Algo habrá ahí detrás: odio, miedo,pena, orgullo, chulería… Por supuesto, de luto rotundo. No sabe el gobierno de Mariano Rajoy con quien se enfrenta: la viuda negra.