Trinidad Jiménez, un vestido y un sofá

Si la ministra de exteriores se decide a enfundarse un estrecho y escueto petit robe noir de manga corta para recibir a su homólogo peruano, que menos que saber colocar bien las piernas. Porque aunque una de las mayores virtudes de la imagen de Trinidad Jiménez es que irradia sensualidad por cada poro de su piel de forma natural, a veces olvida que el saber estar sentencia un estilismo.

El sillón donde se sentaron no era apto para ese vestido. Bueno, ni para el vestido de Jiménez ni para nadie que no se quisiera tumbar en pijama a ver una peli (sólo hace falta comprobar la incomodidad de su homólogo peruano). Confiamos en que la ministra de exteriores no sabía que el palacio de Viana, donde se produjo la cita, contaba con ese tipo de asientos. De todos modos, una recomendación: si las piernas se colocan en lateral, inclinadas levemente hacia un lado, la pose (y la escena) queda algo más comedida y femenina.

—————————————————————————————————————————-

Trinidad Jiménez, a dress and a couch

If the foreign minister decides to slip into a narrow and short petit robe noir to welcome his Peruvian counterpart that unless she knows how put her legs. For though ,one of the major strengths of the image of Trinidad Jiménez is that radiates sensuality from every pore of your skin naturally, sometimes forget that know ledge to be a styling statement.

The couch where they sat was not fit for that dress. Well, not for Jimenez dress or anyone that would not topple in pajamas to watch a movie (only need to check the discomfort of herPeruvian counterpart). We trust that the foreign minister did not know the Viana Palace, where the event occurred, had the seats. However, a recommendation: if the legs are positioned on the side, tilted slightly to one side, the pose (and the scene) is more demure and feminine.

2 thoughts on “Trinidad Jiménez, un vestido y un sofá

  1. Juan

    Querida amiga Isabella, no te conozco, pero por lo que comentas con tan poco tacto yo diria que con mala leche, estas un pelin envidiosilla de nuestra querida Trinidad, no es comprensible de otra manera.
    Yo al verla no me provoca deseos sexuales, reconozco que tiene un gran estilo personal y que es con la mejor palabra que se para estos casos, guapa, con mayusculas.
    Me parece una ofensa bastante gorda lo que has comentado, deberias de vigilar tus deseos e instintos , no es por nada, solo por si acaso estás equivocando tu camino.

  2. Almudena

    No sé si hemos leído el mismo artículo xo yo creo que en él se deja bien a Trinidad Jiménez. solo se comenta que se la veía incómoda con su vestido. saludos! me encanta esta web!!!!

Comments are closed.