Joan Laporta quiere ser algo… Lo que sea

Joan Laporta quiere ser alcalde de Barcelona. El ex presidente del FC Barcelona no se conforma con los cuatro escaños conseguidos en las pasadas elecciones catalanas al parlament de la Generalitat y tratará de robarle la alcaldía a Jordi Hereu. Entre los caretos (y jetas) de algunos de sus compañeros en Solidaritat Catalana (como Emili Valdero) y sus peculiares estilismos, resulta imposible brindarle apoyo.

Para ser alcalde o algo, quizá le convendría no enseñar tanta carne. Aunque a él le pueda resultar sexy, le resta credibilidad y seriedad. Episodios como el que protagonizó en el aeropuerto (harto de los controles, se bajó los pantalones ) durante su época como presidente del Barça podían tener cierta gracia antes pero ahora, ninguna.

Tampoco estuvo muy acertado cuando escogió una camisa verde ICV para celebrar los resultados de Solidaritat Catalana en las elecciones catalanas del pasado 28-N.

Y bueno, lo de Emili Valdero… Es que la imagen es el espejo del alma. Tras soportar sus soporíferas ruedas de prensa durante sus años como responsable de la pasarela 080 Barcelona Fashion (y sus estupideces como la de querer justificar que un diseñador de Burgos era en Barcelona un internacional como lo podía ser un americano), nunca lo podré ver con buenos ojos. Pero como mi argumento es ultra subjetivo (incluso para mí), cuando el día 28-N descubrió que no había conseguido un cargo de diputado, su cara de frustración no se la puede permitir ningún político que de la talla.

One thought on “Joan Laporta quiere ser algo… Lo que sea

  1. Josep M.

    AL LORO con Laporta! Lo oía de decir que era histórico que un partido consiguiera en pocos meses 4 diputados, pero que no olvide que su campaña política empezó no hace 3,4 o 5 meses, sino hace 7 años cuando accedió a la presidencia del Barcelona y empezó desde el primer día a hacer su propia campaña independentista encubierta como presidente del Barc,a. Alguien capaz de mezclar un club de fútbol internacional como el Barc,a con la política (que no con el sentimiento catalán, con lo que estoy totalmente deacuerdo) no me merece ninguna confianza.
    Con esa camisa verde seguro que no entra en Luz de Gas.

Comments are closed.