Yo soy la Arrimadas

“Creo que es mucho más inteligente y efectivo ser contundente con el fondo y exquisita en las formas”, presumía Inés Arrimadas hace poco menos de un año en su polémico posado para la revista Telva. Aquella manifestación la hacía la líder de un partido que se comporta como hooligans en cada sesión del parlament, que recomienda a sus diputados no cantar el himno de Els Segadors o que duda en aplaudir (por no quererle reconocer al enemigo ningún gesto) cuando el president de la Generalitat homenajea a las víctimas del terrorismo o Jenn Díaz (ERC) condena al machismo que también afecta a muchas de las diputadas naranjas… Las formas, en el fondo, son el fondo; y en C’s faltan (muchas, pero que muchas) formas. SEGUIR LEYENDO

190208_PATRY1

 

El fachaleco

Abrigan mucho, son ligeros y abultan poco. Hasta ahí las ventajas, porque estéticamente los plumíferos no deberían haber descendido jamás de las montañas a la ciudad; y mucho menos como prenda viral entre empleados administrativos que trabajan en cómodos despachos con calefacción. Si ya como chaqueta era un horror-error visual, al recortarle las mangas se convirtió en chaleco y parapeto para públicos tan dispares como pijos y/o cazadores. Es decir, Rodrigo Rato entró en prisión vistiendo uno.  SEGUIR LEYENDO

 

826834-600-338

Brilla!

Al tratar de extraerme de la triste realidad política andaluza, viajé a América para seguir a Alexandria Ocasio-Cortez. La mujer más joven del Congreso de los EEUU (29 años) prometía su cargo hace sólo unos días ataviada con un traje blanco en homenaje a las primeras sufragistas norteamericanas. Su sempiterno carmín rouge, el precioso tono de su tez, la larga melena negra y una amplia sonrisa de orgullo e ilusión provocaban que una no pudiera apartar los ojos (o la cámara) de su brillo personal. SEGUIR LEYENDO

ocdancing