Los verdaderos motivos para vetar el anuncio del carnet jove

El organismo Autocontrol, entidad estatal que controla la publicidad antes de que se emita, ha vetado el nuevo spot del Carnet Jove porque en una secuencia aparece una senyera que “dado el contexto social actual en el que nos encontramos (¿Cuál? ¿De excepción, de censura, tontura generalizada?)”, la difusión del anuncio podría ser entendido por parte del público como un mensaje de contenido político, en particular por la reproducción de las imágenes del joven desplegando la senyera en la cima de una montaña y gritando con orgullo y alegría, acompañadas de la locución (“noves contestes”)”. Pero aunque Autocontrol no lo reconozca en su informe, existen muchos otros indicios para prohibir este incendiario vídeo propagandístico. Estos son sólo algunos… SEGUIR LEYENDO

Barcelona, un puto centro comercial

(…) se intentaba explicar cómo narices la librería Catalònia se había convertido en un McDonalds, Vinçon en un Massimo Dutti y el mítico colmado Quilez en no sé qué local de horrorosa moda masculina (soy de las que esquivan Rambla y plaza Catalunya para no echarme a llorar). En 2017, la sangría de cadáveres continúa (la especulación inmobiliaria se ha tragado, entre muchos otros, la tienda de ropa D’avui, que presidía una cantonada del Pla de la Boquería desde 1905) porque nada se ha hecho para impedirlo, nada se quiere hacer o, admitámoslo, nada se puede ya hacer. SEGUIR LEYENDO

centro comercial

Crónica visual de la moción de censura

Por edad, no me había tocado vivir ninguna moción de censura al gobierno español. Y lo celebro. De hecho, suplico que en Catalunya nos independicemos inmediatamente. Entre la pachorra de Mariano Rajoy y el PP y la sobreactuación de Pablo Iglesias y Podemos, se le quitan a una las ganas de seguir analizando la crónica política por un tiempo. SEGUIR LEYENDO

rajoy4

Manspreading y otros micromachismos en el lenguaje corporal

En 2015 la Federación de Transporte de Nueva York anunció una campaña de sensibilización contra el manspreading después de que varias usuarias de redes sociales y colectivos feministas denunciaran esta postura de privilegio de algunos hombres en el transporte público. El New York Times se hizo eco del movimiento con el titular “Tío, cierra tus piernas”. Ahora, la petición llega a los autobuses de Madrid y se espera que pronto también a Barcelona. Pero, ¿qué es, por qué se hace y qué molesta exactamente? SEGUIR LEYENDO 

 

170608_PATRY

El último desfile de la Modelo

(…) El show acabó con un figurante vestido de Gandhi. Fue ahí cuando se me llevaron todos los demonios (tener que viajar a la India para buscar referentes de paz cuando alquilas un espacio como la Modelo tiene tela…) y me obligué a recordar…”Protesto de que se me quitasen todas mis ropas vistiéndome con otras humillantes, caso nunca visto por los mismos empleados que lo efectuaron. El juez rehúsa concederme un traje para comparecer ante el tribunal por estar también embargados mis vestidos. Ni un par de pañuelos de bolsillo pude obtener”, dejó escrito Francesc Ferrer i Guàrdia que, después de la Setmana Tràgica, fue apresado y condenado a muerte en un consejo de guerra en la Modelo. No sé si Lluís Companys pudo salvaguardar su pañuelo de cuatro puntas cuando en 1930 también estuvo preso por ser abogado del anarquista Salvador Seguí (las fotos que existen del ex president de la Generalitat en su celda son de la Modelo de Madrid) o si, durante su estancia en la postguerra, el cartelista republicano Helios Gómez pintó la Capilla Gitana en el oratorio con el lustre que acompañaba su atractiva presencia (fuera vestido de bello anarquista, con corbata roja, con ropas de miliciano o de artista). Por ser en el exterior, sí hay memoria visual de los jerséis de cuello alto, las chaquetas de pana, las camachas, los jeans que gastó Lluís Maria Xirinacs durante sus dos años (1975-1977) apostado en la puerta de la cárcel para exigir amnistía. Atavíos, imagino, no muy distintos con los que entró Salvador Puig-Antich para no regresar jamás. SEGUIR LEYENDO

consejo de guerra a Ferrer i Guàrdia